¿Y si reducimos la dependencia del petróleo?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Llengar el depósito del coche se está poniendo por las nubes. Desde que empezamos el año la gasolina de 95 ha subido un 6.8% hasta los 1.45, mientras que el gasóleo está en los 1.39. Alzas que nos van llegando semana a semana, y que responden al alza que ha sufrido el precio del crudo en los últimos meses. El barril de Brent, de referencia en Europa, se ha anotado un incremento del 16% desde el 1 de enero hasta hoy.

Un alza en el que influyen varios factores: la alta demanda, la inestabilidad política, y la fortaleza del dólar. Pero no crean que esas subidas afectan sólo a España, lo hacen también a Estados  Unidos donde, además, esos incrementos pasan factura política a su Presidente. Barack Obama, inmerso ya en las presidenciales de Noviembre, se plantea liberar reservas de crudo estadounidenses para abaratar los costes del petróleo.

Bienvenida sea la iniciativa, aunque sólo tenga un interés electoralista. Sin embargo, será un  parche temporal. El precio del crudo depende, quizá en exceso, de factores externos –fundamentalmente políticos- que impiden conocer con exactitud su evolución. Algo que nos debe servir, ahora que tan de moda está hablar de mix energético- para tener en cuenta que conviene empezar a reducir la dependencia petrolífera que existe en buena parte del mundo.