Silogismo salarial inaplicable

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El documento de marras venía firmado por el banco azul, pero la procedencia es lo de menos. Sus autores son responsables, entre otros aciertos, y no sé si por este orden, de: primero, exhibir un conocimiento del tratamiento estadístico fuera de serie; segundo, conocer la realidad sociodemográfica del país más que muchos de los mangantes con cargo oficial; tercero, escribir con más soltura que muchos de los que se ganan la vida juntando letras en no pocos oficios; y, cuarto, una exposición desapasionada, pero muy apasionante.

Lo anterior no es poco. Digno de mención. Pero también hay una quinta responsabilidad que no es justo que caiga sobre sus hombros: hilvanar un discurso intachable desde el punto de vista de la economía científica, sobre la realidad económica de una clase media empobrecida como la española, cuyo poder adquisitivo es inferior, y de forma insultante, al de sus conciudadanos más allá de los Pirineos. Con salarios mínimos que doblan al nuestro, y salarios medios que lo triplican, hablar de flexibilidad salarial es sano allí. Aquí no es que sea de traca. Es que es un silogismo de imposible ejecución.