“The coming jobs war”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Me gustaría resaltar dos hechos ocurridos en los dos últimos meses en España.

El primero de ellos hace referencia a la entrevista que el periódico EL MUNDO realizaba a Jim Clifton actual CEO de la empresa GALLUP. Clifton estaba en España con motivo de la presentación de su libro “The coming jobs war”. En la entrevista, Clifton apuntaba algunas consideraciones, a mi juicio muy interesantes, sobre el empleo y las empresas. Me detengo, por ello, en algunas de ellas.

 Según Clifton el empleo no lo crean ni los políticos ni los gobiernos, el empleo es el fruto de una magia que los líderes políticos no comprenden y no pueden reducir en sus propuestas. La creación de empleo es magia y no se puede legislar. Es más, afirma que los políticos deben hacer un gran esfuerzo por entender, especialmente, el problema de las pequeñas empresas que son las que crean empleo de forma notable.

 Crean empleo las ciudades y las universidades y, para ello, citaba los casos de Nueva York, Palo Alto, Seattle y Sunnyvale. Según Clifton, en estas ciudades se estaba dando una mezcla interesante: el empeño de empresarios, innovadores y líderes locales

 Los empleos no son creados por los líderes políticos sino por los empresarios. Los empresarios son personas que quieren tener libertad para hacer lo que quieran y los gobernantes debería fomentar esa libertad. España debería de convertir en héroes a sus empresarios, que los niños crezcan pensando “quiero ser como ellos”. Y no le hablo de grandes magnates sino de personas que hayan creado empleo en su ciudad o en su región. ….”

La segunda noticia se refiere a que el pasado 8 de Febrero se celebró en Madrid el  IV Congreso Internacional de Excelencia bajo el lema de “Emprender y Crecer en tiempos difíciles”. Una magnífica oportunidad  para ver y escuchar a través de las diversas ponencias, conferencias y mesas redondas, a personas que un día emprendieron, se arriesgaron y que han creado sus proyectos profesionales y empresariales.

Me permito destacar algunas cuestiones vistas en el mismo:

 España es un país en el que hay personas verdaderamente emprendedoras, que han creado empresas que son competitivas, innovadoras y generadoras de  riqueza y empleo. Los casos de empresas como PARKHELP o BLUESENS son significativos.

 Hay excelentes profesionales españoles trabajando en compañías multinacionales y llevando a cabo tareas de enorme calado. Por poner un sencillo ejemplo, los trabajos que una de estas empresas desarrolla en materia de neurociencia aplicada al marketing y el destacado papel que en ese proyecto desarrolla España y profesionales españoles. Todo un ejemplo.

 Escuchar cosas tan evidentes como que no es razonable tener que dedicar un 35/40% de tiempo a conseguir dinero en lugar de a crear riqueza. Y que si no creaban más riqueza es porque no se podía acceder a más financiación.

Juntando las reflexiones de Clifton y lo escuchado en el congreso se me ocurren las siguientes reflexiones:

Sí, es cierto, la creación de riqueza y empleo es fruto de una cierta magia promovida por emprendedores e innovadores que han trabajado duro y se han arriesgado.

Debiera haber muchos más como ellos. Son modelos a seguir y muchos jóvenes (y no tan jóvenes) podrían emularlos si este tipo de actividades estuvieran más publicitadas. Hay que romper con una cierta endogamia y mirar más a la sociedad. Seguramente, haya que empezar por la enseñanza, pero también promover que el asociacionismo empresarial mire más y explique mejor a la sociedad. Hay que hacer mucha pedagogía.

En España debiéramos acabar con un cierto pensamiento instalado en el inconsciente o consciente colectivo que identifica al empresario más con el patrón que con un creador de riqueza y empleo. Debiéramos eliminar de nuestro acervo cultural la obsesión de que crear riqueza y ganar dinero es algo perverso y negativo y por lo tanto quien lo hace siempre es un sospechoso habitual.

Es mucho lo que nos jugamos. Ni más ni menos que el futuro.