¿Victoria para todos?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Día de resaca electoral en el que todos ganan. La realidad es que el Partido Popular es el gran perdedor de estos comicios, ya que no consigue imponerse con mayoría absoluta en Andalucía. Allí volverá a gobernar el Partido Socialista con José Antonio Griñán, que ahora debe negociar con Izquierda Unida un pacto de legislatura. También se impone el PSOE en  Asturias, aunque allí no gobernará, ya que una hipotética alianza entre Foro Asturias y Partido Popular, lo apearían del Gobierno asturiano.

Andalucía –verdadero campo de batalla estas elecciones- continúa, por tanto, siendo el bastión socialista por excelencia. Y se va a convertir en el foco de oposición al Gobierno de Mariano Rajoy y sus reformas. Sin embargo, el nuevo Ejecutivo que podría liderar Griñán, tendrá una ardua tarea sobre sus hombros: un 32% de la población activa en el paro. El 17% de los hogares con todos sus miembros desempleados, y una caída del PIB prevista para este año del 1.8%.

Malas cifras que deben hacer reflexionar a Griñán y sus socios sobre sus objetivos: una auténtica oposición al Gobierno central, o buscar puntos de colaboración para empezar a revertir una situación que amenaza con convertir la Comunidad más grande de España, en un auténtico secarral económico.