Nueva Gales del Sur el epicentro del brote de COVID-19 en Australia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El estado australiano de Nueva Gales del sur, el epicentro del último brote de coronavirus que atraviesa el país, ha notificado este sábado un nuevo récord de contagios, con más de 1.500 casos, así como cuatro muertes por la enfermedad.

El oeste y suroeste de Sídney siguen siendo los territorios más golpeados por este repunte de los casos, aunque las cifras ofrecidas por el Ministerio de Salud este sábado han mostrado un aumento epidemiológico en las áreas regionales del estado, informa la cadena de televisión australiana ABC.

El ministro de Salud del estado, Brad Hazzard, ha explicado que la última jornada ha sido la segunda con más demanda de servicio para las ambulancias, lo que destaca la presión que este nuevo brote, achacado a la variante delta, está provocando.

Nueva Gales del Sur superó los 1.000 casos diarios de coronavirus por primera vez desde que comenzó la pandemia hace poco más de una semana. “Como he dicho anteriormente, el mejor consejo sanitario que tengo es que prevemos un pico de casos en la próxima quincena”, advirtió entonces la primera ministra del estado, Gladys Berejiklian.

El estado lleva diez semanas en confinamiento estricto, aunque a pesar del aumento de los casos, las autoridades han decidido este viernes relajar algunas restricciones en los puntos con menos incidencia.

Australia, con sus 25 millones de habitantes, tuvo mucho éxito en la lucha contra la pandemia durante meses debido a las medidas extremadamente estrictas, incluso manteniendo su frontera internacional cerrada con pocas excepciones desde marzo de 2020.

Sin embargo, una gran parte de la población vuelve a estar encerrada debido a la propagación de la variante delta y a una campaña de vacunación inicialmente lenta. El país acumula más de 58.200 casos y 1.032 fallecidos por coronavirus desde que estalló la pandemia.