PepsiCo invierte más de 37 millones en la planta de gazpachos Alvalle en Murcia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Pepsico ha invertido 37,3 millones de euros en la nueva planta de gazpachos de Alvalle, que está ubicada en Alcantarilla (Murcia), para elevar su producción para llevar este icónico producto español a todos los hogares del mundo, ya que el 50% de su producción se destina a la exportación.

El director de PepsiCo en el Suroeste de Europa, Narcis Roura, ha explicado que 31 millones de euros se destinaron hace un año a la puesta en marcha de esta nueva planta, que tiene una superficie de 28.000 metros cuadrados y tres líneas de producción.

El directivo ha recordado que Alvalle fue pionera al ser la creadora de la categoría de gazpacho envasado en el mercado. “PepsiCo da todos los recursos para llevar este gazpacho, la joya de la corona, a todos los hogares del mundo”, ha reiterado.

De esta forma, la multinacional ha aprobado una nueva ronda de inversiones por valor de 6,3 millones de euros que irán destinadas a tener una mayor capacidad de envasado, con una cuarta línea de envasado. También se destinará parte de la inversión para el volcado de tomate desde las cajas pequeñas que utiliza para que no se dañen, entre otros proyectos.

Entre otras inversiones, una parte se destinará a la apuesta por la sostenibilidad y la eficiencia energética. “Vamos a instalar 1.500 placas solares para consumir un 20% menos de energía y contar con sistemas de eficiencia de agua que nos permitirán reducir hasta un 15% el consumo de agua”, ha explicado el directivo.

GAZPACHO A TODO EL MUNDO

Por otro lado, el director de marketing de la categoría de alimentación de PepsiCo en el suroeste de Europa, Iker Ganuza, ha destacado que el mercado del gazpacho envasado ha crecido mucho en los últimos años, tanto en España como a nivel internacional.

“Hemos multiplicado por seis la producción en los últimos años, impulsado por nuestro gazpacho original y por una amplia variedad de la gama, donde hemos diversificado tanto en formatos como en las recetas, porque tratamos de llegar al consumidor en todos los formatos posibles”, ha explicado.

Ganuza ha subrayado que el consumo del gazpacho “ya no solo es en verano”. “Vemos también consumo del producto en invierno, pero no solo en España, sino también a nivel internacional”, ha recalcado.

De esta forma, Alvalle trabaja para ser “embajador de la dieta mediterránea en todo el mundo”, ya que el 50% de su producción ya se destina a la exportación, siendo Francia el principal mercado, pero destaca también su presencia en Bélgica y Alemania.

Además, la multinacional también ha llevado el gazpacho español recientemente a Estados Unidos y a Reino Unido, donde está presente desde hace tres años, pero que en 2021 ha reforzado su presencia tras aliarse con la cadena de supermercados Tesco para estar presente en sus 400 puntos de venta en el país británico.

Ganuza ha reconocido que la ambición en Estados Unidos es “alta”, ya que han empezado en la zona de Chicago (Illinois) y ha avanzado que proseguirá este años en la Costa Este y Oeste, porque las pruebas piloto que se han llevado a cabo han funcionado muy bien.

Además, no descarta llevar sus gazpachos al mercado árabe y asiático, pero “todavía no en el corto plazo”. “Están en el mapa, pero veremos cómo y cuándo los abordamos. Ahora el objetivo es solidificar nuestra presencia en Europa y Estados Unidos”, ha subrayado.

30 ANIVERSARIO

Alvalle, que celebra su 30 aniversario este año, creó el primer gazpacho envasado en 1991 y a lo largo de tres décadas ha mantenido su receta tradicional para ofrecer un producto de calidad, gracias a su proximidad con la huerta murciana y a su estrecha relación con sus agricultores, ya que recoge 33 millones de kilos de hortalizas, el 98% de ellas a mano.

La marca produce anualmente más de 30 millones de litros de gazpacho, pero prevé alcanzar este año los 34 millones de litros, dependiendo de la evolución del tiempo, y cuenta con un equipo en planta de más de 100 personas, mientras que en la cadena de suministro agrícola emplea a unas 500 personas.