Piech GT, el nuevo coupé deportivo eléctrico, comienza las pruebas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Piech Automotive, ha mostrado una actualización significativa del cupé eléctrico Piech GT, que se presentó por última vez, en el Salón del Automóvil de Ginebra 2019, como un prototipo.

La compañía, fundada por Toni Piech, hijo del difunto jefe del Grupo VW, Ferdinand Piech, espera vender el GT totalmente eléctrico, antes de mediados de la década de 2020, y ha confirmado que un vehículo hermano SUV, también se encuentra en las primeras etapas de desarrollo.

Piech va algo retrasado, debido en parte a la pandemia de coronavirus, y el GT ahora entrará en producción en serie en 2024. Cuando finalmente esté en la carretera, se convertirá en un rival para los gustos de Porsche Taycan y Audi e-tron GT, así como coches deportivos tradicionales con motor delantero, como el Jaguar F-Type y el Nissan GT-R.

La propulsión del Piech GT, consta de una batería de 75 kWh y tres motores eléctricos, uno montado en el eje delantero y dos en el trasero. El sistema tiene una potencia combinada de 603 CV, que es suficiente para  acelerar de 0 a 100 km / h, en menos de tres segundos, y se confirma que el GT pasará de 0 a 200 km/h, en menos de nueve segundos. El diseño, también significa que los asientos se pueden montar más bajos, ya que no hay batería debajo del piso, lo que beneficia el centro de gravedad y el estilo del automóvil.

Su autonomía total es de 500 km, pero destaca la capacidad de carga en desarrollo para el GT. La marca se ha asociado con la empresa de tecnología de carga de coches eléctricos TGOOD, para producir un cargador rápido, dedicado para el GT que, según la empresa, puede alcanzar el mismo nivel de carga del 80% en solo cinco minutos. Sin embargo, los detalles técnicos de cómo funciona esto no se han revelado.Cargar el Piech GT en una estación de carga europea CCS2, como un cargador Ionity de 350 kW, puede hacerse al 80% en ocho minutos.

La compañía quiere que el automóvil se maneje como un verdadero automóvil deportivo y, lo que es más importante, sea atractivo para aquellos compradores que, normalmente, optarían por un automóvil deportivo de gasolina. Pesa 1.800 kg, casi lo mismo que un Aston Martin DBS, y Piech ha intentado emular las características de manejo de un automóvil deportivo típico, separando el paquete de baterías en dos mitades, montando una en el túnel central y otra en el eje trasero.Junto con la posición de los motores eléctricos, Piech ha dicho que este diseño proporciona un equilibrio de peso, «que anteriormente había sido el coto exclusivo de los autos deportivos puros con motores de combustión interna».