Sara Sierra informa sobre la cosmética sólida para reducir el uso de envases

La cosmética sólida es una tendencia en auge porque cada vez más marcas apuestan por este tipo de productos que presentan varios beneficios para el medioambiente. De esta forma, las empresas logran alinearse con los valores que compone la cosmética natural.

Una de las principales ventajas ecológicas del uso de productos sólidos es que duran mucho más y se requiere un gasto menor de envases.

Si se busca apuntar a un futuro con cero residuos, esta es la dirección. Según ejemplifica la especialista Sara Sierra, fundadora de una escuela de cosmética natural que lleva su nombre, un champú sólido de 100 gramos puede durar unos 80 lavados mientras que 300 mililitros de champú líquido solo bastan para 25.

La cosmética sólida permite ahorrar recursos y generar menos residuos

El formato sólido de los productos requiere que al usarlos se haga fricción sobre ellos y se los humedezca. La cantidad de champú que se desprende es menor a la que cuando se utiliza de forma líquida. Por regla general, según recalca Sara Sierra, quien también es especialista en Química y Dermocosmética Natural, al usar el formato líquido la cantidad que se aplica es más de lo que resulta necesario.

La cosmética sólida permite ahorrar en distintos sentidos. Se gasta menos dinero, se desperdicia menos producto, se ahorran recursos a la hora de producir y, fundamentalmente, se produce una cantidad muy inferior de residuos, tanto durante la producción como durante el consumo. Por otra parte, los envases de los productos sólidos suelen ser de cartón o aluminio y, por lo tanto reciclables, lo cual permite avanzar hacia la generación de cero residuos contaminantes.

Todos estos pasos favorecen la reducción de la huella de carbono, que es la manera fiable de medir el impacto medioambiental de una persona, proceso o producto. Los gases de efecto invernadero que se generan en la producción y consumo de productos de cosmética sólidos son mucho menores que en el caso de los líquidos.

Productos sólidos capilares para higiene personal y maquillaje

La cosmética sólida no solo se puede llevar a cabo en el champú, ya que abarca una gran variedad de productos. En el área capilar, también hay acondicionadores y mascarillas sólidas, su uso está bastante extendido y los resultados que se obtienen son muy buenos. En cuanto a la higiene personal, es posible encontrar desodorantes, dentífricos y colutorios que cumplen con estas condiciones.

En lo que refiere al maquillaje, desde hace mucho tiempo existen productos sólidos como los pintalabios, los correctores de ojeras o el maquillaje en barra. Lo que la cosmética sólida ofrece en estos casos es productos sin envase, que se aplican directamente sobre el rostro o usando una brocha.

Por último, Sara Sierra recomienda los productos de cosmética sólida natural que ofrecen aún más ventajas a nivel medioambiental y personal que los que son de fabricación industrial.