Stellantis supera los 100.000 millones de facturación hasta septiembre

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

El grupo automovilístico Stellantis registró una facturación de 105.161 millones de euros en los nueve primeros meses del año, un 232% en comparación con los datos de un año antes, aunque la comparativa ‘pro forma’ (estimando los datos del grupo en ese período, ya que la fusión entre PSA y FCA se culminó en enero de 2021) arroja un incremento del 17,6%.

Según las cuentas hasta septiembre publicadas por la empresa, las matriculaciones mundiales contabilizadas durante los nueve primeros meses del año se situaron en 4,21 millones de unidades, un 164% más y un 12,4% comparado con los resultados ‘pro forma’ del mismo período de 2020.

En el tercer trimestre de 2021, el grupo contabilizó una cifra de negocio de 32.551 millones de euros, un 171% más respecto a los datos de un año antes, mientras que la comparativa ‘pro forma’ arroja una reducción interanual del 14%.

Entre julio y septiembre del ejercicio actual, la multinacional que lidera Carlos Tavares registró un volumen mundial de matriculaciones de 1,13 millones de unidades, un 95% más y un 27% de reducción respeto a los datos ‘pro forma’ de 2020.

La compañía señaló que este recorte de las matriculaciones en la comparativa interanual se explica por la pérdida de producción de 600.000 unidades en comparación con sus previsiones a causa de la falta de stock de semiconductores.

El director financiero del consorcio, Richard Palmer, subrayó que los resultados trimestrales de Stellantis muestran el «éxito» de los últimos lanzamientos de modelos de la compañía, incluyendo las variantes eléctricas, en combinación con las acciones comerciales e industriales llevadas a cabo.

Por este motivo, Palmer confirmó la previsión para el conjunto del año de la multinacional, «a pesar de la continuada pobre visibilidad del suministro de componentes». Así, la compañía estima obtener un margen operativo ajustado de alrededor del 10%, siempre que no empeore la crisis de los semiconductores.