Trabajo y agentes sociales se reúnen a la espera de las propuesta de CEOE para reducir la jornada

El Ministerio de Trabajo y Economía Social se reunirá mañana lunes 1 de julio con los agentes sociales para avanzar en la negociación de la reducción de la jornada laboral y a la espera de que la patronal presente sus propuestas por escrito para llevar el tiempo de trabajo de las 40 horas semanales a las 37,5 horas para 2025 sin reducción del salario.

La mesa, que se reunirá a las 16.00 horas, estará presidida por el secretario de Estado de Trabajo, Joaquín Pérez Rey, y en ella estarán previsiblemente los negociadores habituales, CCOO, UGT, CEOE y Cepyme.

En el encuentro, el Ministerio de Trabajo espera recibir las propuesta por escrito que la semana pasada Pérez Rey urgió a la patronal española para poder avanzar en la materia.

«Si nosotros fuéramos al lunes próximo sin ninguna propuesta alternativa de la patronal, pues tendremos que tomar alguna decisión», avisó Pérez Rey, tras la reunión del pasado lunes, donde criticó la falta de propuestas por escrito de la CEOE en los más de cinco meses de negociación sobre la reducción de jornada y advirtió a la patronal que el Gobierno no iba a tolerar una «estrategia dilatoria». «El tiempo apremia», recalcó.

Por ello, desde Trabajo dieron siete días a CEOE y Cepyme para aclarar cuál es su postura en relación a la reducción de jornada y las condiciones que ponían. De lo contrario, tal y como ha venido avisando la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, el Gobierno procederá a reducir la jornada en un acuerdo bipartito con sindicato y sin la patronal.

«El Gobierno sí avanzará en la cuestión, aunque la patronal no quiera», reiteró la ministra de Trabajo durante una interpelación en el Congreso esta semana, aunque aseveró que el Ejecutivo «no se levantaría de la mesa, hasta conseguir, si la patronal así lo estima, el acuerdo».

CEOE CRITICA LA FALTA DE DIÁLOGO: «QUE HAGAN LO QUE TENGAN QUE HACER»

Al respecto, el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha acusado al Ministerio encabezado por Yolanda Díaz de ir con el resultado de la negociación ya cerrado y establecer un «monólogo» en lugar de un diálogo social, a la vez que ha mantenido que han realizado «muchísimas propuestas» en relación a la reducción de la jornada laboral, pero que el Gobierno «no acepta ninguna».

«Al monólogo yo no tengo que contestar con nada, directamente que hagan lo que tengan que hacer», aseguró Garamendi esta semana, a la vez que calificó de «ultimátum» de Trabajo dar una semana a la patronal para presentar sus propuestas. «Eso no es diálogo social», reiteró.

Una postura compartida por el presidente de Cepyme, Gerardo Cuerva, quien ha acusado al Gobierno de montar «un teatro» en relación a la reducción de jornada, y por el presidente de ATA, Lorenzo Amor, que ha mantenido que la reducción de la jornada «no es buena para la pequeña empresa» y ha insistido en hacerla sector por sector.

Por su parte, el secretario general de CCOO, Unai Sordo, y el de UGT, Pepe Álvarez, han afirmado que la postura de la CEOE en relación a la reducción de la jornada laboral les hace ser «poco optimista» sobre un acuerdo tripartito, aunque han pedido no descartarlo.

De igual manera, han urgido a la patronal a que clarifique cuál es su postura en relación a disminuir el tiempo de trabajo para, a partir de eso, empezar a negociar las condiciones.

EL AUMENTO DE LAS HORAS ‘EXTRA’, EL PRINCIPAL PUNTO DE FRICCIÓN

La reducción de la jornada laboral se estaba negociando en dos mesas: una tripartita, entre el Ministerio de Trabajo y agentes sociales, y otra bipartita, solo con patronal y sindicatos, hasta hace pocas semanas, cuando el Ministerio de Trabajo cogió las riendas de la negociación ante la falta de avance entre sindicatos y patronal.

El principal punto de fricción que ha impedido a la mesa bipartita avanzar, según CCOO, ha sido la intención de la patronal de compensar la reducción del tiempo de trabajo a través del incremento de las ‘horas extra’, que actualmente se encuentran en un máximo de 80 horas al año.

Para CCOO, el incremento de las horas ‘extra’ es una «línea roja» que el sindicato no contempla aceptar, mientras que UGT se abre a negociarlo, con la condición de que la CEOE aclare si aceptarán reducir la jornada o no. Por parte de Trabajo, no contemplan tampoco compensar con horas extraordinarias la reducción de la jornada.

MULTAS DE HASTA 10.000 EUROS POR TRABAJADOR

Según el borrador de la reducción de la jornada laboral que el Ministerio de Trabajo envió a los agentes sociales, y al que tenido acceso Europa Press, Trabajo quiere multar con hasta 10.000 euros por trabajador a las empresas que incumplan con el registro horario y la reducción de la jornada semanal máxima a 38,5 horas en 2024 y a 37,5 horas en 2025.

Esto supone un endurecimiento de las sanciones actuales en materia de jornada por dos vías: en primer lugar, porque se multará a las empresas por cada trabajador con el que se incumplan las normas y no de manera global, y en segundo, porque el importe de las multas, tipificadas como infracción grave de los empresarios, serán más cuantiosas, pasando de un máximo de 7.500 euros a 10.000 euros.

Así, de acuerdo con el borrador, la transgresión de las normas y los límites legales o pactados en materia de jornada, trabajo nocturno, horas extraordinarias, horas complementarias, descansos, vacaciones, permisos, registro de jornada y, en general, el tiempo de trabajo se sancionarán, en su grado mínimo, con multas de 1.000 a 2.000 euros; en su grado medio, de 2.001 a 5.000 euros y, en su grado máximo, de 5.001 a 10.000 euros.

En la legislación actual de la Ley sobre Infracciones y Sanciones del Orden Social, conocida como LISOS, la cuantía de las multas por transgredir los límites legales del tiempo de trabajo se sancionan con 751 a 1.500 euros en su grado mínimo; con 1.501 a 3.750 euros en su grado medio, y con 3.751 a 7.500 euros en su grado máximo.

NUEVO REGISTRO HORARIO Y CAMBIOS EN LOS CONTRATOS A TIEMPO PARCIAL

El borrador introduce cambios en el registro de jornada que se implantó en las empresas para garantizar que realmente sea eficaz. Este nuevo registro será digital y accesible, de modo automático, para cada trabajador, los representantes sindicales y la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

En estos dos últimos casos deberá, además, ser accesible de forma remota. La empresa tendrá que conservar los registros durante cuatro años y éstos estarán a disposición de trabajadores, sindicatos e Inspección.

Según el borrador, los contratos a tiempo parcial con una prestación de trabajo de duración igual o superior a 38,5 horas semanales en 2024 o 37,5 horas en 2025 se convertirán automáticamente en contratos de trabajo a tiempo completo.

En supuestos distintos, Trabajo establece que los trabajadores a tiempo parcial tendrán derecho a seguir realizando el mismo número de horas de trabajo que viniesen efectuando antes de la entrada en vigor de la norma que regula la reducción de jornada. Asimismo, tendrán derecho al incremento proporcional de su salario, según proceda.

El texto también contempla que los trabajadores con jornada reducida tendrán derecho a seguir realizando el mismo número de horas que viniesen efectuando antes de la entrada en vigor de esta norma, con los mismos efectos salariales que los previstos para los contratados a tiempo parcial.