Triodos Bank nombra a Jeroen Rijpkema nuevo consejero delegado

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El consejo de administración de Triodos Bank ha nombrado a Jeroen Rijpkema nuevo consejero delegado del grupo para los próximos dos años, sustituyendo así a Peter Blom, quien decidió dejar el cargo después de más de dos décadas y tras cuarenta años ligado a la entidad.

El nombramiento ha entrado en vigor tras contar este viernes con el visto bueno de la asamblea general de la entidad, que se ha sumado a la aprobación del Banco Central de los Países Bajos y del comité de empresa de Triodos Bank.

Rijpkema ocupará el cargo de consejero delegado de Triodos Bank durante dos años, lo que dará al consejo de administración el tiempo necesario para tomar una decisión sobre el liderazgo del grupo a más largo plazo.

El pasado mes de febrero, la vicepresidenta del comité ejecutivo y directora de operaciones de Triodos Bank, Jellie Banga, anunció su dimisión. El banco ha decidido revisar su rol y dividirlo entre un director de operaciones y un director comercial, dos nuevos puestos para los que ha puesto en marcha un proceso de contratación.

El número total de miembros del comité ejecutivo se eleva así a cinco, quedando el órgano integrado por Jeroen Rijpkema (consejero delegado y presidente), André Haag (director financiero), Carla van der Weerdt (directora de riesgos) y los próximos director comercial y de operaciones.

Jeroen Rijpkema (1960) ha desempeñado recientemente el cargo de Program Lead y Acting Manager Director de Transaction Monitoring Netherlands, la iniciativa combinada para la monitorización de transacciones de cinco bancos de los Países Bajos, entre los que se incluye Triodos Bank.

Anteriormente (1985-2017) formó parte del banco ABN Amro en diferentes puestos directivos de alcance nacional e internacional, siendo el último de ellos el de consejero delegado de Banca Privada Internacional entre 2010 y 2017.

PAGARÁ UN DIVIDENDO DE 0,65 EUROS

La política de dividendos de Triodos Bank consiste en repartir un porcentaje de los beneficios obtenidos entre los titulares de Certificados de Depósito para Acciones (CDA), que ahora mismo no está comercializando por la incertidumbre generada por la pandemia del coronavirus.

La asamblea general ha aprobado la propuesta de pagar un dividendo en efectivo del 15% de ‘pay out’, en línea con las directrices del Banco Central Europeo (BCE) de no distribuir más del 15% de los beneficios de 2019 y 2020.

Triodos Bank obtuvo un beneficio neto de 39 millones en 2019 y de 27,2 millones de 2020, por lo que ha decidido distribuir un 15% de la suma de ambas cantidades, que repartirá mediante el abono de 0,65 euros por cada CDA el próximo 28 de mayo.

Durante la asamblea general, el hasta ahora consejero delegado de Triodos Bank, Peter Blom, ha comunicado a los titulares de CDA que la comercialización seguirá suspendida de manera indefinida.

En esta línea, ha apuntado que la suspensión de la compraventa de CDA, la regulación “cada vez más estricta” y el impacto de la crisis del coronavirus son los principales desafíos de la nueva etapa de Triodos Bank, que ahora liderará Jeroen Rijpkema, un banquero que ha calificado como “muy completo”.

La entidad reconoce en su último informe financiero que tratará de ser más eficiente mediante la utilización de soluciones digitales, la optimización de las operaciones y la determinación de un precio justo para los servicios que presta.

En esta línea, el banco está intentando aumentar los ingresos por comisiones, principalmente a través de la actividad de Triodos Investment Management y la generación de comisiones bancarias, para compensar los márgenes decrecientes del negocio de préstamos.

Triodos Bank mantendrá su distintivo de banca ética, al tiempo que trata de ser más competitivo y crecer en clientes y negocio, según fuentes financieras consultadas por Europa Press.

Como actor financiero que quiere transformar la sociedad, la nueva estrategia de Triodos Bank, que actualmente solo financia a empresas 100% sostenibles de los sectores medio ambiente, cultura y social, podría pasar por impulsar la transición sostenible de otros sectores que también requieren financiación para ello.