UGT insta a las empresas a regular por convenio el teletrabajo en segundas residencias

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El sindicato Unión General de Trabajadores (UGT) instó este lunes a las empresas a regular el trabajo a distancia por medio de la negociación colectiva si no quieren generar “conflictividad” en aspectos como la prevención de riesgos, la dotación de medios o el derecho a la desconexión.

Así lo indicó UGT en un comunicado, en el que denunció que la mayoría de las empresas no están entrando a negociar acuerdos colectivos sobre teletrabajo y que, en general, el empresariado español está esperando “a que remita la pandemia para no abordar la negociación del trabajo a distancia en su seno”.

Para UGT, “teletrabajar en una segunda residencia presenta particularidades que la negociación colectiva debe abordar para evitar conflictos” como, por ejemplo, los accidentes de trabajo en la aplicación de prevención de riesgos laborales. Según el sindicato, “una segunda residencia, cuando se está teletrabajando, es un lugar de trabajo a todos los efectos” tal y como marca la ley, y “muchas empresas están empezando a cuestionar esta realidad, lo que incurrirá en una innecesaria judicialización, que se evitaría si la negociación colectiva regulara esta particularidad”.

Por otro lado, UGT insistió en que “la obligación de dotar de los medios, equipos y herramientas necesarias no se desvanece en caso de teletrabajo en segunda residencia, ni deja de aplicarse la compensación de gastos que establece el artículo 12 del Real Decreto 28/2020 de trabajo a distancia.”.

El sindicato subrayó que “lo mismo es aplicable al derecho a la desconexión, al registro de jornada y al horario de trabajo” y denunció como “inaceptables y directamente ilegales” las prácticas “que están desplegando muchas empresas, que permiten el teletrabajo en segundas residencias para soslayar la duración máxima de la jornada”.

Para el sindicato, todos los derechos, sumados al “derecho a la formación, al horario flexible o a la intimidad y protección de los datos, o la obligación de formalizar un contrato de teletrabajo que contenga todas las condiciones para trabajar a distancia” se aplican “tanto en el domicilio habitual como en una segunda residencia”.