Una gran manifestación de ganaderos colapsa el centro de Oviedo para marcar un punto de inflexión en el sector

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Una gran manifestación de ganaderos –más de 1.000 personas según los organizadores– con unos 200 tractores ha colapsado este jueves el centro de Oviedo para marcar «un punto de inflexión» en el sector y mostrar a las administraciones y a la sociedad en general «que nos vamos a defender».

Así lo ha indicado el secretario general de Asturias Ganadera –entidad convocante–, Xuan Valladares, minutos antes de dar comienzo a la manifestación, junto las instalaciones del Principado en Llamaquique y que ha recorrido el centro de Oviedo hasta finalizar entre el Palacio de Presidencia y la Junta General.

Valladares ha indicado que se trata de una jornada «agridulce» al «salir por fin a la calle masivamente», pero ha indicado que la movilización se convoca ante «el acoso de la gran distribución y por los malos políticos». «Cada dos o tres días desaparece una ganadería», ha indicado.

En ese sentido, a los «problemas de siempre», como los bajos precios o el lobo, se suman «los nuevos», como un turismo poco respetuoso con el entorno y con los habitantes de los pueblos. Por eso, ha situado esta convocatoria como «un punto de inflexión» donde el campo asturiano está visibilizando «que se va a defender».

Así, la manifestación marca el inicio de una serie de acciones reivindicativas para reclamar a la clase política a que legisle para regular por unos «precios justos» para el sector, sobre todo en el sector lácteo. «A partir de hoy espero que nos escuchen y nos tomen más enserio», ha proclamado.

La marcha, donde han participado cientos de ganaderos acompañados de sus animales, tractores o cencerros, ha finalizado con la lectura de un manifiesto donde han criticado la «traición y el abandono» de las administraciones públicas, tanto autonómicas como estatales, al medio rural.

Allí, han reclamado a la sociedad asturiana que consuma productos locales frente «a la competencia desleal y las importaciones innecesarias» y han exigido reforzar el sector primario frente a la «neocolonización» del campo promovida, a su juicio, por las administraciones y la «falta de servicios» que existe en estas zonas.

Por otro lado, han criticado que «la fauna salvaje está más protegida que las personas y el ganado». Además, han acusado al secretario de estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, de «traición» a Asturias. «La FSA debería reprobar públicamente a estos miembros de su partido», han indicado, para reclamar el ceso «inmediato» de la ministra Teresa Ribera por su «activismo en contra de los intereses regionales» y del consejero Alejandro Calvo, por su «incapacidad».