Vicky Foods facturó 376 millones en 2020, un 6,5% más, y elevó la venta de pan y bollería

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Vicky Foods, antigua Dulcesol, cerró 2020 con una facturación de 376 millones de euros, un 6,5% más que el año anterior, y un crecimiento “significativo” en la producción de pan y bollería especialmente en las primeras semanas de pandemia. El grupo de alimentación exportó un 18% más que en 2019, por hasta 78 millones de euros, con Portugal, Francia y Argelia como principales destinos.

“El sector agroalimentario en España ha sido un ejemplo a nivel mundial”, ha declarado el consejero delegado, Rafael Juan, en rueda de prensa telemática de balance del pasado ejercicio. Los beneficios serán previsiblemente similares a los de años anteriores, a la espera de cerrar las cuentas de sus casi 40 empresas.

La compañía valenciana, con cuatro fábricas en España y otra en Argelia, aumentó su plantilla en 200 trabajadores hasta 2.650 a fin de año y superó las 175.000 toneladas de producción, distribuidas a 80.000 puntos de venta en varios países. Sus exportaciones supusieron hasta 78 millones de facturación, con el 21% de la producción destinada al mercado internacional y aumentos “significativos” en Francia, Alemania o Reino Unido.

Por categorías, los panes y las magdalenas, cruasanes y otros bollos fueron los productos que más crecieron, con un crecimiento “enorme” a mediados de marzo. Solo en pan facturó más de 96 millones, sobre todo en el de molde o el ‘burguer’, al concentrar el 40% de la producción global.

Su marca de bollería congelada Hermanos Juan, lanzada en 2017, aumentó un 9% su facturación, mientras que la línea saludable Be Plus se mantuvo “estable” aunque tuvo que retrasar el lanzamiento algunos productos como platos preparados por la situación actual.

En general, el grupo valora 2020 como un año positivo a pesar de la incertidumbre y el encarecimiento de materias primas como aceite, margarinas y plásticos que siguen impactando en las perspectivas de los próximos meses. Invirtió más de 39 millones en ampliar las instalaciones y mejorar los procesos, además de potenciar el comercio electrónico y empezar a eliminar el plástico convencional.

Desde mediados de marzo puso en marcha un comité de crisis y un plan de contingencia ante la “enorme demanda” de productos básicos, para lo que implantó el teletrabajo, aceleró la digitalización y realizó ajustes en los centros de Gandia y Villalonga (Valencia). “El funcionamiento fue impecable en todas las cadenas de suministro”, ha resaltado el CEO.

En su planta en Argelia, a pesar de los “enormes” problemas de desplazamiento en 2020, la incidencia de la pandemia en la plantilla es “mínima” y la evolución del negocio se mantiene estable.

Paralelamente, Vicky Foods donó más de cien toneladas de productos a ONG, bancos de alimentos o comedores sociales, mientras con su iniciativa ‘Mascarillas a gogó’ repartió más de 200.000 a empresas, instituciones, fuerzas de seguridad, hospitales y ayuntamientos, en las primeras semanas de virus cuando eran más necesarias. Otro de sus hitos fue la creación de una fundación para promover actividades culturales y educativas.

Para 2021 prevé que las ventas sigan creciendo y potenciar la internacionalización, la innovación y la sostenibilidad. Su estrategia pasa por continuar el plan de expansión en España y potenciar su presencia en los países donde ya está presente, con el foco puesto en Portugal, Francia, Italia, Argelia, Reino Unido y Marruecos, además de abrir nuevos mercados y mantener el ritmo inversor tanto este año como el próximo.

A nivel nutricional, su objetivo es mejorar la calidad de los alimentos y potenciar la innovación, tras lograr reducir una media de más de 2.000 toneladas de azúcar al año en sus productos gracias al acuerdo con el Ministerio de Sanidad. La “etiqueta limpia” sin conservantes ni aditivos en algunos de sus productos es otra de sus líneas de trabajo.

Y para reducir la contaminación, la firma espera que en junio todos los productos de Dulcesol se comercialicen sin plástico convencional, lo que afectará a unos 150 millones de paquetes en España. También prevé seguir instalando plantas solares en todas sus delegaciones.