Volkswagen se convertirá en la segunda compañía de software más grande de Europa

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El grupo automovilístico Volkswagen prevé convertir su división Car.Software en la segunda compañía de software más grande del continente europeo, con el objetivo de que alcance los 10.000 empleados.

Así lo ha señalado el consejero delegado del consorcio alemán, Herbert Diess, durante la conferencia anual de la compañía, que se ha celebrado este martes de forma ‘online’ y en la que ha dicho que el software transformará al automóvil de manera “fundamental” en la próxima década.

Por ello, Car.Software desarrollará el nuevo sistema operativo de sus vehículos ‘VW.OS’, que se implementará por primera vez en 2024 en el proyecto Artemis de Audi gracias al rápido crecimiento de la organización, que pretende ser la segunda compañía más grande de Europa, solo por detrás de SAP.

Diess ha indicado que Europa todavía tiene la oportunidad de jugar un papel principal en el desarrollo de la próxima generación de software para automóviles, por lo que Car.Software está, a su juicio, en la “mejor posición” para dominar este desafío.

ECONOMÍAS DE ESCALA

En otro orden de cosas, el consejero delegado del grupo Volkswagen ha explicado que la estrategia del consorcio germano pasa por estandarizar sus plataformas y tecnologías con el objetivo de conseguir más economías de escala, por lo que reducirá la complejidad y aumentará las sinergias entre las marcas para acelerar la transformación del grupo.

Hardware, software, baterías y carga, así como los servicios de movilidad serán utilizados por todas las marcas para incrementar las economías de escala. En este sentido, Volkswagen ha anunciado que ofrecerá hasta 27 modelos basados en su plataforma modular eléctrica (MEB) en 2022.

“La electrificación y la digitalización están cambiando el vehículo de la forma más rápida y más radical que nunca. Las economías de escala son absolutamente críticas para ambos temas”, ha reivindicado Diess, quien ha explicado que el grupo utilizará una nueva plataforma estandarizada para reducir la complejidad.

NUEVAS PLATAFORMAS

Por ello, Volkswagen lanzará a partir del año que viene los primeros modelos basados en la plataforma eléctrica premium (PPE), mientras que a mediados de década desarrollará la nueva plataforma de sistemas escalables (SSP), la próxima generación de su estructura para vehículos ‘cero emisiones’ totalmente digitales y altamente escalables, sobre la cual se construirán modelos de todas las marcas y segmentos.

A partir de 2030, el 80% de los modelos eléctricos del grupo dispondrá de la batería unificada, lo que reducirá su coste hasta un 50%. En cuanto a los servicios de movilidad, Volkswagen ofrecerá la firma de viajes compartidos MOIA, el servicio de ‘car sharing’ WeShare y los servicios de suscripción flexible de Volskwagen Bank, entre otros.

“Nos embarcamos en este viaje con un consejo de administración recién configurado y con una base financiera sólida. Nuestro buen rendimiento en 2020, un año dominado por la crisis, nos dará un impulso adicional”, ha sentenciado Diess.

2.000 MILLONES DE EUROS MENOS DE GASTO

Sin embargo, Volkswagen ha reconocido que sus gastos han crecido más rápido que sus ventas, por lo que buscará “revertir esta tendencia” para aumentar su competitividad. En concreto, reducirá sus costes fijos en un 5% hasta 2023, sin incluir investigación y desarrollo.

Esto supone unos 2.000 millones de euros menos que se restarán de costes indirectos generales de la sede del grupo, de costes de sus plantas en todo el mundo y de recortes en marketing, entre otros elementos. Tomando el año 2019 como base, implicaría una reducción del 10%. Asimismo, Volkswagen espera bajar los costes de sus materiales en un 7% hasta 2023.

COCHES ELÉCTRICOS

En el apartado de los coches eléctricos, Volkswagen triplicó sus ventas de modelos ‘cero emisiones’ en 2020, alcanzando las 230.000 unidades. Gracias a ello, redujeron de forma significativa las emisiones medias de sus modelos vendidos en Europa, quedando a un gramo de los objetivos de la Unión Europea.

De cara 2021, Volkswagen “está segura” de que cumplirá con los requisitos marcados por Europa gracias a aumentar su producción y sus ventas de coches eléctricos, hasta el millón de unidades en todo el mundo.