Empresas

Bankia aumenta las opciones para los autónomos

Bankia ha aumentado las opciones que ofrece a los autónomos para que no tengan que pagar las comisiones bancarias más habituales.

La entidad ha flexibilizado las posibilidades para entrar en su programa para autónomos, “Programa Sin Comisiones”.  Así,  ha reducido determinadas cuantías mínimas de facturación exigidas hasta la fecha en algunos servicios y ha sumado otras opciones para beneficiarse de la exención de comisiones.

Para entrar en el programa para autónomos, el cliente tiene que tener domiciliados sus impuestos o seguros sociales y contar con dos de las siguientes condiciones. Tener una terminal de pago TPV de Bankia con una facturación de 500 euros al mes, la mitad que antes, o contratar el servicio de pago de nóminas.

Otra de las condiciones es ser titular de una tarjeta de crédito, también se puede tener contratados seguros con una prima conjunta anual de 500 euros, domiciliar las ayudas agrarias de la PAC. Entre las condiciones, también figuran: contar con financiación empresarial por importe igual o superior a 15.000 euros, ser titular de planes de pensiones con un saldo a partir de 3.000 euros o con aportaciones de 360 euros anuales, o contar con recursos en productos de ahorro por un importe superior a 30.000 euros.

Como novedad, en caso de que la cuantía en recursos iguale o supere los 75.000 euros, ya no hará falta cumplir otro recurso de los citados con anterioridad. Cuando el autónomo entra a formar parte del “Programa Sin Comisiones”, queda eximido del pago de comisiones de mantenimiento y administración en todos sus servicios, tanto los vinculados a la actividad empresarial como a la particular.

Además de este servicio para autónomos, Bankia tiene el CrediTPV, un producto de financiación instantánea asociado al terminal punto de venta. Un servicio disponible para los clientes que tienen una TPV con la entidad. Permite financiarse a corto plazo y de manera inmediata para cubrir las necesidades diarias del negocio.

Otra opción es la contratación de la Tarjeta Pago Fácil. En este caso los clientes solo tienen que abonar una comisión de nueve euros por operación. El alta y la renovación no tienen coste si ha realizado al menos una operación durante el año anterior o se es titular de otra tarjeta de la entidad.

Estos servicios los ha lanzado Bankia para conseguir uno de sus principales objetivos, convertirse en referencia para los comercios, autónomos, pymes y empresas españolas. Como prioridad se han marcado atender a la financiación que necesita el mundo empresarial.

Foto: GTRES