Economía

Caídas generalizadas en la renta variable

Segunda sesión de mayo y segunda jornada de caídas. Las bolsas han vuelto a demostrar su fuerte dependencia de los precios de las materias primas y del sector bancario. El Ibex ha ido de más a menos y ha acabado registrando un descenso del -2,85% hasta los 8.764 puntos. El hecho de que ninguno de los 35 valores haya cerrado en verde, habla por sí solo.

Aunque algo más moderados, los números rojos también se han extendido por las bolsas de París (-1,5%), Fráncfort (-1,9%) o Milán (-2,4%), así como en Wall Street, que al cierre en Europa descendía más de un -1%.

El petróleo y el resto de materias primas han vuelto a mostrar su temor a una desaceleración económica y han caído de precio. El Brent se ha dejado más de un -2% tras perder la cota de los 45 dólares por barril. Entre medias, los inversores en oro han agradecido que el metal haya funcionado como activo refugio hoy.

Por no subir no ha subido ni el oro, que nos suele tener acostumbrados a repuntar de precio en jornadas tan bajistas como la de hoy. El metal cotiza en los 1.286 dólares/onza. Sí ha actuado de activo refugio en bono alemán, cuya rentabilidad baja de nuevo del 0,20% en la deuda a diez años.

Dentro del sector bancario ha decepcionado las cuentas del suizo UBS (-7,5%) o el Commerzbank alemán (-9,5%), que ha arrastrado al Deutsche Bank (-6,2%). Por su parte, los valores financieros en España se ha visto contagiados por las renovadas dudas sobre la salud del sistema bancario italiano y por el repunte de la prima de riesgo, que amanecía por debajo de los 130 puntos básicos y ha acabado rozando los 138.

De poco han servido unas cuentas mejor de lo esperado para la entidad francesa BNP Paribas (-1%) o para la asegurada Mapfre, que presumía a primera hora de ser la única en verde dentro del Ibex y que ha finalizado perdiendo casi un 5%. Ningún banco se ha librado del desplome, siendo los peores Caixabank (-5,2%), Bankia (-5,1%) y Santander (-4,8%). Por su parte, Telefónica sigue pendiente de saber si Bruselas aprueba la venta de su filial británica O2; hoy ha perdido un -2,71% hasta los 9,25 euros.

Los sectores europeos con mayor carácter exportador están acusando la subida del euro, que ya se encuentra por encima del 1,15 frente al dólar. La Fed está tardando de más de lo esperado en subir tipos, como demuestra el hecho que desde enero la rentabilidad del bono americano a 10 años ha bajado del 2,26% al 1,78%. De ahí que haya menos demando de dólares y este se haya depreciado. Y aquí, Draghi parece cada vez menos dispuesto a profundizar en los tipos negativos a pesar de que por el momento, la inflación no sube.

Mañana tendremos otra avalancha de resultados trimestrales tanto en España (Ferrovial, Gas Natural o Arcelormittal) como en Europa, que recibirá las de Siemens o Shell, entre otros.

Felipe López-Gálvez, Selfbank