Economía Nacional

Competitividad asegura que se puede reducir un 10,4% el paro al finalizar 2018

El Consejo Empresarial para la Competitividad (CEC) asegura que es posible que la tasa de paro en España se sitúe en el 10,4% al finalizar el año 2018, aunque advierte de que, para ello, es necesario tomar medidas importantes “pero posibles” y llevar a cabo una mayor lucha contra el fraude laboral.

En la presentación del informe España 2018, el máximo responsable de Telefónica y presidente del CEC, César Alierta, explicó que si se adoptan las medidas que propone este ‘think tank’ se podrían crear 2,3 millones de empleos en los próximos cuatro años, lo que reduciría la tasa de desempleo hasta el 14,2%, frente al 23,67% actual.

Además, si a estas medidas se suma una lucha más decidida contra el fraude laboral, podrían aflorar 800.000 empleos adicionales, lo que situaría la tasa de paro al término de 2018 en el 10,4%.

Para ello, el CEC propone una serie de iniciativas que se enmarcan en ocho campos de actuación y que, junto a la “inercia del crecimiento cíclico de la economía”, permitirían este fuerte crecimiento de la ocupación.

En concreto, apunta que la mejora del marco institucional y el aumento del tamaño empresarial reduciría en 4,2 puntos la tasa de paro; las mejores prácticas internacionales en economía del conocimiento y energía bajaría el desempleo en 1,9 puntos; y mejorar la educación serían otros 0,9 puntos. A esta mejora del paro se suma la aportación procedente de la recuperación económica, que el CEC estima en 3,3 puntos porcentuales.

Según Alierta, con estas medidas “todas las familias españolas estarían ocupadas” y habría “muchos menos perceptores de la prestación por desempleo”. “Sería un país con un gran bienestar económico y social”, aseguró el presidente del CEC, quien insistió en que “se puede conseguir en el horizonte 2018”. “Está lejos, pero está cerca”, concluyó.

“FLEXISEGURIDAD”

Entre estas medidas, el Consejo considera necesario avanzar hacia una mayor “flexiseguridad”, dando más importancia a la relación entre las empresas y los trabajadores, ya que, según apunta el director general del CEC, Fernando Casado, “son los que mejor conocen las necesidades de las empresas”.

Además, considera que se debería relacionar en mayor medida la evolución de los salarios con la productividad. Todas estas medidas en el marco laboral permitirían crear, según el CEC, unos 300.000 empleos.

Por otro lado, el ‘think tank’ demanda medidas para mejorar la educación, centradas en una “mayor eficiencia de los recursos, mejorar la empleabilidad, y un mayor control y seguimiento de los objetivos”, lo que permitiría crear unos 200.000 empleos.

También subraya la necesidad de aumentar el tamaño medio de las empresas en España, ya que las entidades medianas y grandes “son más productivas, más innovadoras y exportan más”.

Así, apunta que en España sólo el 0,8% de las empresas son medianas, frente al 1,5% de Alemania, Francia e Italia. Además, señala que en España las pequeñas empresas tienen menos empleados de media que el resto de países del entorno.

Para ello, subraya la necesidad de mejorar el entorno regulatorio, “plantearse muy bien si hay umbrales regulatorios y fiscales que impiden el incremento del tamaño de empresas, y también hay que reducir las trabas administrativas y hacer una aplicación efectiva de la ley de unidad de mercado”. Estas medidas redundarían en una mejora de la productividad del 15% y en la creación de 400.000 empleos.

También considera que se debe seguir apostando por la internacionalización de la empresa española, con el objetivo de aumentar en 35.000 el número de empresas exportadoras, lo que implicaría la generación de más de 700.000 puestos de trabajo.

Por otro lado, el informe subraya la importancia de acelerar la economía del conocimiento, con el fomento del desarrollo científico y tecnológico, y el impulso a una mayor inversión en I+D.

En este punto, el CEC asegura que si se equiparan estos indicadores a las mejores prácticas del entorno europeo se lograría un impacto extra del 1,5% del PIB que se trasladaría a una creación de 130.000 empleos por año.

Sobre la política energética, insta a incorporar al “debate social, actualmente centrado en aspectos medioambientales, las vertientes técnicas y económicas”, así como apoyar la actividad exploratoria para atraer nueva inversión. Para el Consejo, un plan de inversiones “razonable” a medio plazo permitiría crear 100.000 nuevos empleos hasta 2018.

FRAUDE LABORAL

En cuanto a la lucha contra el fraude laboral, el CEC alerta que este fenómeno en España es el doble que en los países del entorno, y estima que unos 1,8 millones de empleo están sumergidos, el 80% en empresas de menos de 5 empleados.

Por esta razón propone una serie de actuaciones, que incluyen “homogeneizar y evaluar las medidas actualmente en marcha, aumentar la plantilla de inspectores, cambiar las actitudes frente al fraude e incentivar la transición a la formalidad del empleo”.

Con estas iniciativas, el CEC considera que pueden emerger 827.000 empleos, lo que reduciría en 3,6 puntos la tasa de paro. Además, habría un ahorro fiscal del 1% del PIB.

 

SERVIMEDIA