Política Sectores

Draghi (BCE): “La pelota está de lleno en el tejado del Gobierno griego”

Señala que la decisión sobre el futuro de Atenas la debe tomar el Eurogrupo y no el BCE

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha dicho este lunes que se necesita “muy pronto” un acuerdo “sólido y creíble” entre Grecia y sus acreedores sobre el rescate, pero ha dejado claro que es el Gobierno de Atenas el que debe hacer más concesiones para lograrlo.

“Este acuerdo sólido y creíble con Grecia es necesario, no sólo en el interés de Grecia sino también en el de la eurozona en su conjunto. Aunque todos los actores deben hacer un esfuerzo adicional, la pelota se encuentra de lleno sobre el tejado del Gobierno griego a la hora de dar los pasos necesarios”, ha afirmado el presidente del BCE en una comparecencia ante la comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara.

Draghi ha resaltado además que la decisión sobre el futuro de Atenas en la eurozona la debe adoptar el Eurogrupo y no el BCE. “Debe quedar absolutamente claro que la decisión sobre si concluir la revisión del actual programa (de rescate) y desembolsar más apoyo financiero a Grecia corresponde al Eurogrupo, es decir, a los Estados miembros de la eurozona”, ha apuntado.

“Por lo tanto, es una decisión política que deberá ser adoptado por políticos elegidos, y no por banqueros centrales”, ha señalado Draghi, respondiendo así indirectamente a las especulaciones sobre la posibilidad de que el BCE corte la línea de liquidez de emergencia (ELA, por sus siglas en inglés) a la banca griega, lo que podría forzar la salida de Grecia del euro.

Draghi ha recordado que en estos momentos la liquidez que el BCE ha concedido a los bancos griegos asciende a 118.000 millones de euros, más del doble que hace un año. Esta cifra representa el 66 por ciento del PIB griego. La semana pasada, el consejo de gobierno del BCE decidió aumentar el umbral de liquidez de emergencia en 2.300 millones hasta alcanzar los 83.000 millones. “La liquidez continuará concediéndose mientras los bancos griegos sean solventes y tengan suficiente colateral”, ha apuntado.

El BCE está además dispuesto a aumentar el límite de letras del tesoro que permite comprar a las entidades helenas, pero sólo lo hará cuando haya un acuerdo entre Grecia y sus acreedores sobre el último tramo del rescate.

Draghi ha negado, a preguntas del eurodiputado de Podemos Miguel Urban, que esté chantajeando al Gobierno griego con su negativa a elevar el tope de letras que puede emitir para financiarse o a comprar deuda helena en su programa de compra de bonos públicos y privados y ha asegurado que se limita a aplicar las reglas.

Avisa de que el ‘Grexit’ supondría entrar en “aguas desconocidas”

Draghi se ha negado a especular sobre la posibilidad de una salida de Grecia del euro y se ha limitado a avisar de que sería “entrar en aguas desconocidas”. A su juicio, la eurozona cuenta con “todos los instrumentos” para gestionar la situación lo mejor posible, pero “no estamos en posición de prever cuales serían las consecuencias a medio y largo plazo para la construcción y el diseño de la Unión”.

En todo caso, el presidente del BCE se ha mostrado convencido de que el Gobierno de Syriza hará frente a sus próximos pagos de deuda y ha eludido tomar posición sobre si es necesaria o no una reestructuración de la deuda helena porque no es su competencia. No obstante, ha destacado que el tipo de interés que paga Atenas es del 0,5 por ciento y el vencimiento de su deuda de 30 años, con lo que el coste del servicio de la deuda durante los próximos cuatro años “es la mitad que la de otros países de la eurozona”.

“Está claro que lo que está ocurriendo muestra que nuestra Unión es una construcción sin terminar, y está bastante claro que si queremos hacer frente con las consecuencias a medio plazo de cualquier tipo de acontecimiento imprevisto significativo, tendremos que concebir un salto cualitativo en nuestro proceso de integración”, ha defendido Draghi en varias ocasiones durante su intervención.

Europa Press