Curiosidades {DF} Destacado Noticias

El acabóse: Adiós también al vendedor de coches usados

No le compraría un coche usado. Una expresión que usamos frecuentemente si desconfiamos de alguien que quiere hacer un trato. Los vendedores de coches de segunda mano (una profesión más) tienen mala fama. Y ​​son tan populares como los políticos, por lo que la “muerte” de tal profesión es una buena noticia para los compradores de coches en todas partes.

De eso se van a encargar (se están encargando) las empresas de venta de automóviles usados como Carvana y Shift . Ellas lo han entendido así y evitan que un vendedor molesto le acose con su charlatanería.

“En los últimos cinco años, el cambio a las ventas [de automóviles] on line creció exponencialmente, impulsado por los beneficios de precios para compradores y vendedores, sin mencionar las garantías que se proporcionaron para incentivar la venta”, dce Isaac Abraham, Analista de Frost & Sullivan. Para el próximo año, las ventas de autos usados ​​digitales llegarán a 3 millones en Estados Unidos, para llegar a 3,7 millones de unidades en 2022, según un informe de Frost & Sullivan.

A través de Carvana upstart, puede gestionar todo on line, desde el proceso de selección hasta la financiación. Carvana posee garajes de estacionamiento, llamados máquinas expendedoras por la compañía, en Atlanta, Nashville, Houston, Austin y San Antonio. Si usted vive fuera de esas áreas, Carvana le reembolsará $ 200 por un billete de avión de ida, por lo que puede viajar a uno de sus lugares, o puede optar por tener el coche entregado por una tarifa negociada que lo incluya.

A lo largo del proceso, si tiene preguntas, los asistentes en línea están disponibles para ayudar. La compañía afirma que puede completar una compra y su financiamiento en menos de 15 minutos y ahorrar un promedio de $ 1,461 por compra en comparación con el precio sugerido por el Kelley Blue Book.

Carvana con sede en Phoenix, fue creada en 2012. Según la presentación, los ingresos anuales de la compañía ascendieron a 365 millones de dólares en 2016, un 180% más que en el año anterior. Asimismo, señaló que a partir del 31 de diciembre de 2016, ofrece más de los 7.300 vehículos usados ​​de “alta calidad”. La presentación también dijo que Carvana vendió más de 18.000 vehículos en 2016, un aumento constante de unos 2.100 en 2014 y unos 6.500 en 2015.

Las ganancias siguen siendo esquivas para Carvana, sin embargo. Las pérdidas se han acelerado cada año desde 2014. Las pérdidas totales han ascendido a 145,1 millones de dólares en los últimos tres años.

Se esperan que se unan grandes nombres del sector para que este negocio no quede en algo pasajero.