Nacional

El Gobierno crea el Servicio Nacional de Coordinación Antifraude

El Gobierno ha decidido crear el Servicio Nacional de Coordinación Antifraude, cuya misión será coordinar las actuaciones encaminadas a proteger los intereses financieros de la Unión Europea, dando así cumplimiento al Tratado de Funcionamiento de la UE y al reglamento comunitario sobre investigaciones efectuadas por la Oficina Europa de Lucha contra el Fraude (OLAF).

Para crear este nuevo departamento, el PP ha registrado en el Congreso una enmienda al proyecto de ley del Régimen Jurídico del Sector Público, que será aprobado el próximo martes por la Comisión parlamentaria de Hacienda.

En dicho texto, que recoge Europa Press, se estipula la creación del Servicio Nacional de Coordinación Antifraude, que estará integrado en la Intervención General de la Administración del Estado y será asistido por un consejo asesor que presidirá el interventor y del que formarán parte también representantes de los ministerios, organismos y demás instituciones nacionales con competencia en la gestión, control, prevención y lucha contra el fraude.

Este Servicio ejercerá sus competencias “con plena independencia”, para lo cual deberá estar dotado “con los medios adecuados” y además todas las autoridades y titulares de órganos del Estado, de las comunidades autónomas, de los ayuntamientos y de otros organismos y entes públicos tendrán que colaborar y apoyar su trabajo.

Funciones

Dentro de su mandato general de coordinar las acciones encaminadas a proteger los intereses financieros de la UE contra el fraude, la enmienda enumera de forma más concreta cuáles serán las funciones del Servicio Nacional de Coordinación Antifraude.

Así, dirigirá la creación y puesta en marcha de las estrategias nacionales en la materia, promoverá los cambios legislativos y administrativos necesarios para proteger los intereses financieros de la Unión en España, e identificará posibles deficiencias en la gestión de fondos comunitarios por parte de los sistemas nacionales.

Además, deberá promover la formación para la prevención y lucha contra el fraude, y establecerá cauces de coordinación e información sobre irregularidades y sospechas de fraude entre las diferentes instituciones nacionales y la OLAF, con la que podrá concertar convenios para la transmisión de información y para la realización de investigaciones.

Este nuevo Servicio contará, asimismo, con facultades para acceder a la información “pertinente” sobre hechos que pueda estar investigando similares a las que tiene la OLAF, cuya misión es la lucha contra el fraude, la corrupción y otra actividades que afecten al presupuesto comunitario.

Europa Press