Política Sectores

El Gobierno dejará quebrar a las autopistas

El secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Rafael Catalá, afirmó este martes, sobre la negociación para que se cree una sociedad que se encargue de la gestión de las concesiones de autopistas en problemas, que “si tiene que haber quiebras, las habrá”.

De esta manera se refirió Catalá a la negociación con las concesionarias y las entidades financieras para encontrar una solución a este problema en un acto informativo organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE).”Llevamos dos años trabajando con este asunto”, recordó Catalá, quien aseguró que todavía no se ha encontrado “un modelo definitivo”. Por ello, apuntó que actualmente existe la opción de crear esta sociedad, de proceder a una liquidación ordenada de las concesiones o incluso de que surja una tercera opción.

A este respecto, dijo que sería “una paradoja que seis de las diez mayores concesionarias del mundo sean españolas y estén consiguiendo contratos por 30.000 millones en todo el mundo mientras aquí se producen quiebras de concesiones”.En esa línea, defendió que “no deberíamos asignar recursos de los impuestos de los ciudadanos a salvar unas empresas que tienen problemas de sostenibilidad”.Además, sostuvo que “cualquier solución no puede ser contraria a los objetivos de política económica del Gobierno en la reducción del déficit público y en el cumplimiento de los objetivos asumidos en la UE”.

Para Catalá, la sociedad conjunta “tiene alguna debilidad, alguna zona oscura” que podría llevar a que el Ejecutivo tuviera que asumir fuertes pérdidas, por lo que “se tiene que equilibrar ese modelo”.Por ello, aseguró no tener “ninguna preferencia” sobre la solución a este problema, al que espera llegar “en las próximas semanas o los próximos meses”.

Por último, admitió que en el caso de tener que proceder a la liquidación de las sociedades se llegaría a un escenario de litigios de “difícil previsión” que, sin embargo, no tiene claro que fuera más costoso para el Estado que la creación de la sociedad.

Fuente: Servimedia