Economía

El Ibex 35 cae hasta los 10.500 por la tormenta lusa

El Ibex-35 cerró este jueves en 10.533,6 puntos, tras sufrir un descenso diario del 1,98% que lo deja en niveles de finales de mayo.De esta manera, el principal índice de la bolsa española vuelve a la senda de las caídas tras la subida del 0,54% de ayer, que rompió con tres días en rojo.

Caídas para la bolsa de Madrid y también para el resto de índices europeos contagiados por el nerviosismo ocasionado por el desplome la bolsa de Portugal tras la suspensión de cotización del banco Espirito Santo. Así el Euro Stoxx se dejó un 1,57%, le siguió el Dax (-1,52%) el Cac (-1,34%) y el Ft100 de Londres (0,68%)

Dentro del selectivo español todos los valores cerraron en negativo. Las mayores caídas las protagonizaron Acciona (-3,5%), Gamesa (-3,41%), Indra y Repsol (-3,34%), Mediaset (-3,13%), DIA (-3,09%), Abengoa (-3,07%) y CaixaBank (-3,06%).En el otro extremo, Grifols cedió un 0,03%, OHL un 0,44%, Viscofan un 0,48%, Iberdrola un 0,86%, Inditex un 0,94% y Jazztel un 0,99%.

Entre el resto de grandes del Ibex, Santander perdió un 2,35% en el día en que se ha formalizado la venta al grupo asegurador frances CNP Assurances el 51% de las filiales de seguros de vida y no vida de Santander Consumer Finance por un importe aproximado de 290 millones de euros. También caídas para Telefónica se dejó un 1,89% después de conocer que el Tribunal de Justicia de la UE ha confirmado la multa récord de casi 152 millones de euros que la Comisión impuso a Telefónica en 2007. Una sanción por abuso grave de posición dominante en el merado español de banda ancha.

BBVA retrocedió un 2,81% así como el Banco Popular (-1,95%) y ACS (- 1,79%) que decidieron aplazar la emisión de bonos debido a las débiles condiciones de mercado. En el caso de la entidad financiera tenía previsto llevar a cabo una emisión de valores perpetuos eventualmente convertibles en acciones ordinarias, los denominados COCOS, por un importe de 750 millones de euros. La idea era lanzar una emisión dirigida de forma exclusiva a inversores cualificados, que solicitaría la admisión a cotización de esta emisión en el mercado organizado no regulado de la Bolsa de Irlanda.  ACS, por su parte, también apostó por el aplazamiento de la emisión de bonos simples a cinco años por importe de 500 millones de euros. Un lanzamiento  marcado en la estrategia del grupo que preside Florentino Pérez de acudir a los mercados de capitales y diversificar sus fuentes de financiación.

Fuente: Servimedia /Redacción