Empresas Sectores

El nuevo objetivo de las tiendas online: las digital mums

Las cifras de comercio electrónico en España durante el último trimestre del pasado año han marcado record. El e-commerce superó los 3.000 millones de euros, con un aumento de casi el 22% si lo comparamos con el mismo periodo de un año antes. Un despegue en las compras que no ha hecho más que comenzar. La tecnología ha dado una vuelta de tuerca a las costumbres de compra a nivel mundial, ahora miramos en la red, vemos qué nos gusta y si podemos, lo compramos directamente, por impulsos y deseos. “Un día estaremos en el probador de una tienda, habrá una pantalla y pediremos más o menos talla si lo necesitamos”, según las palabras visionarias de Ana Rumschisky, profesora de Marketing del IE Business School.

“Digital Mums”
Si hacemos una segmentación por sexos, las mujeres (14%) hacen más compras a través de la red que los hombres. Y dentro del colectivo femenino, las madres son las que más consumen. Tanto es así, que se ha acuñado el concepto de las “Digital Mums”, un nuevo término que llega a partir de un estudio elaborado por Showroomprivé. Estas “mamás digitales” tienen un perfil muy concreto. Son mujeres que tienen edades comprendidas entre los 30 y los 50 años, se mueven por emociones e impulsos y compran artículos no solamente para ellas, sino también para sus maridos, hijos y sobrinos.

Además, muchas han reconocido que una vez que han sido madres están más ocupadas, ven menos la televisión, aunque sí que el 25% ha dicho que ahora se conecta más a internet que antes. Son datos de un análisis hecho por Eric Mower & Co a través del cual también podemos afirmar que, aunque solamente sea por probabilidades, las “digital mums” compran más en la red porque más de un 70% usa los motores de búsqueda para comprar productos infantiles, donde la opinión de otras madres es fundamental para la compra final.

Un hecho que hace aumentar la venta online, y no sólo eso, también son usuarias usuales de los comercios electrónicos multimarca donde poder adquirir productos unisex. Se tienen a las madres como unas compradoras inteligentes, de las que saben encontrar chollos y por supuesto, saben comparar muy bien los precios. Unos rasgos que siempre han definido al género femenino a la hora de comprar y que ahora se ha trasladado a la red.

Las madres siempre han sido en el núcleo familiar las encargadas de las compras, saben qué es lo que hace falta para su casa y los suyos. Esta es una condición que han captado los comercios, no solo los de sectores emergentes, sino también los negocios más tradicionales. La adaptación del negocio tradicional a la venta online es una necesidad que ahora se ha convertido en realidad gracias a los instrumentos que ofrece internet.

Las mujeres compran más ofertas y menos marcas
Según un informe de AIMC Marcas, para las féminas es más importante la moda y las ofertas que la calidad de los productos, mientras que los hombres se fijan más en las marcas. También a diferencia que el sexo opuesto, las mujeres dan los datos personales más a la ligera, aunque eso sí, son más exigentes con algunas cosas a la hora de comprar en un lugar o en otro. Leen atentamente los derechos de los consumidores por si hay que hacer alguna reclamación, así como la política de devoluciones, pues interesa el coste de la devolución en el caso que haya que llevarla a cabo. Y una demanda fundamental del sexo femenino es que la compra sea segura, que la página cumpla con todas las medidas de seguridad exigidas a la hora de realizar el pago a través de cuenta bancaria, internet u otro modo de abono.

Lo que más compran las mujeres en internet son entradas para espectáculos, moda y cosmética y billetes de avión. Y si se trata de las madres, las adquisiciones varían un poco: compran productos de puericultura, ropa infantil, algo para ellas, después para sus parejas y por último, si cabe en el carrito, compran algo de decoración. Las digital mums son una apuesta segura a la hora de buscar público objetivo. En tres palabras: moderna, ahorradora y al día con las tecnologías. Así son estas mamás de la era digital.