Sectores

El PIB creció un 3,2% en 2015 motivado por el consumo y la inversión

La economía española creció ocho décimas en el cuarto trimestre del pasado año y un 3,2 por ciento en el conjunto de los 12 meses, según la Contabilidad Nacional Trimestral publicada por el INE. Este resultado ha sido motivado por el incremento del consumo (tres por ciento) y de la inversión (6,4 por ciento).

A precios corrientes, el PIB se situó en los 1,08 millones de euros, lo que supone un aumento de 3,8 puntos en términos nominales.

El 2015 es el segundo año consecutivo con movimientos al alza en el PIB nacional. La demanda nacional aportó 3,7 puntos al crecimiento mientras que la externa restó cinco décimas ya que las exportaciones crecieron a un ritmo del 5,4 por ciento y las importaciones al 7,5 por ciento.

Atendiendo al consumo, el de los hogares creció un 3,1 por ciento en el conjunto de 2015, una cifra por encima del gasto en consumo de las administraciones públicas (2,7 por ciento) y de las instituciones sin fines de lucro (un punto). Pero por encima de estas cifras está la inversión, ya que la realizada en construcción aumentó un 5,3 por ciento y la de bienes de equipo un 10,2 por ciento.

En el último trimestre del año, el PIB creció ocho décimas respecto a los tres meses anteriores gracias también al comportamiento del consumo y la inversión. El crecimiento de estas dos partidas fue menor al registrado en el trimestre anterior, lo que llevó a que el PIB creciese dos décimas menos que en el tercer trimestre. Sin embargo, la cifra aumenta hasta el 3,5 por ciento en tasa interanual, una décima por encima de la registrada en el trimestre anterior, con lo que la economía de nuestro país vuelve a niveles de finales de 2007.

En cuanto al empleo, el INE explica que creció seis décimas entre octubre y diciembre, un 0,1 por ciento por debajo de la tasa registrada en el trimestre anterior. En tasa interanual, el crecimiento del empleo se eleva hasta el tres por ciento, lo que supone una creación de 495.000 empleos en 12 meses.

Crece el empleo y también los salarios porque esta última partida aumentó 3,3 puntos interanuales, cuatro décimas menos que en el trimestre anterior.