Nacional

El último acto de Don Juan Carlos como Rey en la Sala de las Columnas

Esta tarde el Rey Don Juan Carlos va a firmar la última Ley Orgánica, y será la de Abdicación. Una ley que hará que deje de ser el monarca de los españoles para pasar el cetro y la corona a su hijo, el futuro Felipe VI.

La firma se hará hoy en el Salón de las Columnas del Palacio Real con la presencia de los expresidentes del Gobierno, Felipe González, José María Aznar y José Luís Rodríguez Zapatero. Se hará hoy una despedida al Don Juan Carlos, con una ceremonia de unos 20 minutos y con el acompañamiento de unas 200 personas, no más. Nada pomposo, la ceremonia será sencilla y centrada en la sanción de la nueva ley. A las 12 horas de esta noche, Don Felipe dejará de ser Príncipe de Asturias pasando el título a su hija, a la Infanta Leonor.

Esta sala de columnas donde se hará la despedida a casi 40 años de reinado es centenaria y ha sido testigo de grandes acontecimientos. Era un lugar de celebración y banquetes hasta el año 1897 cuando albergó la capilla ardiente de la reina Maria de las Mercedes de Orleans, la primera mujer de Alfonso XII. Desde ese momento, se abrió un nuevo salón para los banquetes y bailes… porque el rey prohibió los festejos en esta Sala de Columnas. Y es curioso, porque casi un siglo después, este mismo salón fue el que se usó para velar a Franco.

Será el mismo lugar además, donde se haga recepción oficial para 1500 invitados por parte de los nuevos Reyes: Felipe VI y su consorte, Letizia I. Una recepción y celebración de proclamación del nuevo Rey contradiciendo las peticiones de su antepasado, el Rey Alfonso XII.

Un solemne escenario que ha servido de marco para la firma del tratado que abrió a España las puertas de Europa, el 2 de junio de 1985. O La Conferencia de Paz de 1991 entre palestinos e israelíes, auspiciada por EEUU. El Palacio Real es uno de los símbolos más representativos de la Corona Española, mandado construir por Felipe V, el primer Borbón de España. El primero que vivió allí fue Carlos III y el último Alfonso XIII, que se exilió cuando se proclamó la República.