Economía

EPA 1T: Los mayores de 50 vuelven al trabajo

El empleo crece más entre los mayores de 54 años mientras se desploma en el grupo de 35 a 39

Son las 7:00 de la mañana y el maldito despertador vuelve a sonar. Para Cristina, ingeniera industrial, y Rodrigo, técnico de laboratorio, es música celestial tienen 48 y 55 años y vuelven a trabajar. Ambos son personajes ficticios que perfectamente se pueden corresponder con los 68.400 nuevos ocupados (en términos netos) mayores de 40 años que arroja la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre del año.

“Una grandísima buena noticia”, afirma Luis Pérez, Director Relaciones Institucionales en Randstad. Y es que detrás de los 11.900 parados más y de los 64.600 ocupados menos, el mensaje que se esconde al análisis de resultados de la EPA es de “estabilidad”, aclara Miguel Córdoba, profesor de Economía Financiera en la Universidad San Pablo CEU, especialmente si atendemos a los resultados que se han obtenido tanto en los colectivos y sectores más críticos.

Según la Encuesta, el segmento de edad en el que más creció el empleo fue en el de mayores de 54 años en el que se crearon 39.800 puestos de trabajo durante el primer trimestre del año (+1,40% sobre los tres últimos meses de 2015). Le siguen en número las franjas de trabajadores de 40 a 44 años así como la de 45 a 49 en la que se produjeron 20.700 y 10.000 nuevas incorporaciones. Cifras que compensan con creces el leve retroceso en los asalariados de entre 50 y 54 años, que cayó en 2.100 ocupados.

En términos interanuales se confirma la tendencia positiva habiéndose generado 593.700 empleos (+5,8%) para las anteriores cuatro franjas de edad.

EPA 1T

Los resultados ponen de manifiesto que “partido a partido y aunque no de forma espectacular” las Políticas de Activación para el Empleo (PAE) especialmente las orientadas a la inserción de colectivos en riesgo de exclusión empiezan a dar sus frutos, “son parte del efecto”, indica el Director Relaciones Institucionales en Randstad.

Pese a ello la contrapartida es la reducción de 133.700 ocupados en el rango de edad de entre 20 a 39 años, siendo la de entre 35 a 39 la que más padece la sangría con una merma de 40.600 trabajadores. Algo que “entra dentro de la normalidad teniendo en cuenta el efecto de la Semana Santa”, apunta Pérez, que afecta especialmente a las contrataciones temporales que se producen en el sector servicios. Además “la caída se da precisamente en el colectivo que, de media, tiene más fácil la inserción”.

Más empleo en la industria

Otra de las lecturas positivas que se pueden obtener de los datos de la EPA de esta mañana es la evolución del número de empleos en el sector de la industria. Éste cerró con un superávit de 7.200 nuevos empleos, es decir, que frente a la destrucción de 10.800 puestos de trabajo se crearon 18.000.

Tampoco en este caso los favorables datos se limitan al trimestre. En términos interanuales se incorporaron 40.300 nuevos trabajadores en la industria (+1,65%) y se destruyeron 22.700 puestos menos que el año precedente (-10,91%). “Un buen síntoma aunque se deba a la reducción de los salarios en el sector a la que ha obligado la fuerte competencia del mercado asiático”, explica Córdoba.

No obstante tampoco conviene elevar las campanas al vuelo y dar por sentado un viraje en el modelo productivo, ya que “aunque hay movimiento no hay inversión”, circunstancia que se debe principalmente a la incertidumbre política y a la que se podría dar la vuelta. De continuar gobernando el Partido Popular las inversiones, ahora expectantes, podrían acelerarse ya que “al dinero le gusta la derecha”, insiste el profesor del CEU.

Cataluña la que más crea empleo

Los resultados de la EPA podrían estar dando la razón a De Guindos cuando afirmó que “a las inversiones no les preocupa la independencia”, ya que precisamente fue en esta comunidad autónoma en la que más empleo se creó, registrándose 25.700 nuevos ocupados en el trimestre (+0,83%) y 104.400 en términos interanuales (+3.45%). Descendiendo también en 8.600 el número de desempleados.

En la parte contraria Madrid, en la que el número de ocupados se redujo en 28.700 (-1,01%) en los tres primeros meses del año, aunque en términos interanuales creció en 30.400 (+1,09%). En relación al paro, pese a que se redujo un 5,54% (33.400 personas) en la comparativa anual, entre enero y marzo se elevó un 1,17% (6.600 personas).

EPA2