Empresas

A la gresca por el nuevo sistema de cálculo del recibo de la luz de Industria

Numerosas reacciones ha cosechado el nuevo sistema para fijar el precio de la luz, que apuesta por un método parecido al de la bolsa: que el cliente pague el kilovatio consumido, en función de cómo cotiza en el mercado mayorista.

Se acaba, por tanto, con las subastas trimestrales como se conocían hasta ahora. Con el nuevo sistema, sube la parte fija de la factura y baja el variable basado en el consumo. El Ejecutivo advierte de que va a suponer un ahorro medio anual del 3% a los clientes acogidos a la tarifa regulada y uno global de 200 millones. Además, destaca que es menos costoso para el consumidor.

Soria asegura que se pagará sólo por lo consumido, pero algunos analistas advierten de todo lo contrario: porque aseguran que sube la parte fija de la factura es decir la potencia contratada pero baja la parte variable, es decir, el consumo. ¿Como resultado? Cuanta menos electricidad se consuma, mayor será el impacto en la factura.

Pues por si fuera poco, a todo esto hay que añadir una posible subida del gas. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha puesto sobre la mesa una propuesta de cálculo de peajes y cánones de acceso al gas que, de aprobarse, podría suponer una subida media del 5,4% en la parte regulada del recibo.

La portavoz de UPyD en el Congreso de los Diputados, Rosa Díez, se teme “lo peor” del cambio de sistema de cálculo de la tarifa eléctrica acordado por el Ministerio de Industria. En declaraciones hechas a su llegada a la Junta de Portavoces, Díez reconoció que el Gobierno ha “superado todas mis capacidades de entender” el mecanismo para determinar el precio de la luz.

A su juicio, “lo peor no es que el precio de la luz vaya a cambiar cada día o cada hora”, sino que las decisiones del Ejecutivo sólo “causan perplejidad” y “empeoran siempre lo que había”, razón por la cual tiene un “temor más que fundado” de que las cosas vayan a mal.

Por su parte, El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, aseguró hoy que el nuevo sistema para la fijación de precios eléctricos logrará que el cliente se beneficie de unas tarifas “más asequibles”.
Durante su intervención en un encuentro informativo organizado por Europa Press, el ministro apuntó que con el cambio introducido ahora eliminando la subasta Cesur el sistema será “más eficiente”.

En este sentido, el titular de Economía, Luís de Guindos ha defendido que el nuevo sistema para la fijación de precios introducirá “más competitividad y más mercado”. Ha reiterado que “esperamos que sea más adecuado y más asequible para el consumidor” recordando que también se ofrece la posibilidad a los usuarios de contratar un precio final cerrado que hará más estable la factura.

Y desde la CEOE, el cerebro económico de la patronal, Jose Luís Feíto ha dicho en declaraciones a Onda Cero que “no conoce bien la reforma del Gobierno con el recibo de la luz” pero cree que solamente “hay dos maneras de hacerlo: o con subvenciones y el consiguiente déficit de tarifa; o a través del precio” es decir, que sean los usuarios los que lo paguen.

Cálculos de la OCU que estima con ello una subida del 2,4% en la factura del gas, lo que puede suponer un aumento de 20 euros de media anuales. Un alza al que habrá que añadir el coste de la materia prima. Los consumidores consideran que la excusa para la revisión del método de cálculo es la eliminación del déficit tarifario que también existe en el mercado del gas, que fue de 166 millones en 2013, y que según la propia CNMC en 2014 podría ser de 813 millones. Esta nueva subida será, sin duda, un nuevo golpe para los consumidores. Por cierto, que Industria ha respondido a la solicitud del Gobierno de Canarias de hacer una consulta ciudadana por las prospecciones petrolíferas que se van a realizar en las aguas cercanas a las islas.

Fuente: Redacción/Servimedia