Sectores

Felipe VI, un reinado marcado por la cooperación y las relaciones internacionales

Destaca la interactuación con América Latina, el Magreb y Oriente Medio

El reinado de Felipe VI ha estado marcado por la cooperación con otros países en favor de las empresas extranjeras y españolas, favoreciendo la internacionalización de nuestra industria y el refuerzo de los lazos de amistad y cooperación. América Latina, Norte de África y Oriente fueron los principales puntos de mira de un reinado que hoy cumple su primer aniversario.

En estos 365 días, y tras la recesión económica, la cooperación española se mantuvo en altos niveles de generosidad, dedicación y eficacia. Un embajador que ha apostado por la proyección de España al exterior a un mundo en el que el interés por nuestro país está presente continuamente.

Durante su reinado, ha protagonizado 200 viajes oficiales, de los cuales 69 tuvieron con destino Latinoamérica, región de la cual tiene amplios conocimientos y relaciones, ya que representa en todo momento los intereses de la política exterior española de acuerdo con las directrices del partido en el Gobierno.

La actividad de Felipe VI en Latinoamérica viene respaldada por el impulso y apoyo de su padre, el Rey Juan Carlos, a las cumbres Iberoamericanas, que constituían un instrumento de coordinación y colaboración de España y Portugal con América Latina. El primer viaje oficial que realizó fue la investidura del presidente Álvaro Arzú. Desde entonces, el Príncipe Felipe asistió a todas las ceremonias de este género, a excepción de la toma de posesión del presidente de Honduras, Porfirio Lobo, en 2010, y del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en 2013, por decisión política del Gobierno.

Norte de África

EL norte de África fue otro de los puntos clave del reinado de Felipe VI. Los lazos de amistad y cooperación con Marruecos, tanto del Gobierno como la Casa Real de ambos países, ha favorecido la lucha antiterrorista y control de las fronteras. Las relaciones con el país ya comenzaron con el reinado de Juan Carlos, y continuarán porque los lazos que mantiene España con el país norteafricano son estratégicos desde el punto de vista económico y geopolítico.

Entre los acuerdos a los que llegaron ambos países destaca el nuevo tratado de pesca entre Marruecos y la Unión Europea, el cual será altamente beneficioso para España, que permitirá a 126 barcos con más de 700 tripulantes en el país faenar en aguas marroquíes.

Y es que el Magreb se ha convertido en los últimos años la región más atractiva para las empresas españolas, superando en número de inversiones a los países latinoamericanos. Asimismo, las exportaciones a esta región también superan con creces a las que se realizan a América Latina. Solamente a Marruecos y Argelia se han vendido en 2013 mercancías por un valor que superó los 9.300 millones de euros, frente a los 6.800 millones de Brasil y México, los principales importadores de España en Latinoamérica.

Desde 2013, España se ha convertido en el primer socio comercial de Argelia, cuyo volumen de intercambios superaron los 13.000 millones de euros en 2013. Además, representa el primer distribuidor de gas de España de forma que más del 50% del gas importado procede de este país. Además, unas 269 empresas españolas están ubicadas en Argelia, en su mayoría con presencia en los sectores de construcción y servicios.

Oriente Medio

El papel de España en Oriente Medio también es muy notable. Las relaciones con la región también vienen del Rey Juan Carlos, y una vez más Felipe las ha continuado. Al igual que en Latinoamérica y Magreb, el Rey ha velado constantemente por los intereses de España y de las empresas españoles en Oriente Medio, siendo su papel crucial en la negociación de los mayores contratos comerciales, que sitúan a las empresas españolas en una posición privilegiada dentro del mundo árabe.

Entre las compañías españolas con más presencia en la zona se encuentran FCC, OHL, Cepsa, Endesa, Talgo e Inditex, empresas para las que la mediación del anterior y actual monarca de España fue crucial. Entre ellos destaca la línea de AVE que unirá La Meca con Medina y cuyo valor asciende a 3.736 millones de euros.

Yasmina Pena