Política Sectores

Hacienda recaudará 7.100 millones de euros menos por la reforma fiscal

Los expertos apuntan que España necesita una fiscalidad más ética

“La ética fiscal es la clave en cualquier democracia”, con esta contundente frase Iñigo Barrón, periodista y presidente de la Apie (Asociación de Periodistas Económicos), daba paso a la presentación del informe Evaluación de la Reforma del IRPF 2015 – 2016: Impacto recaudatorio y distributivo, elaborado por Fedea (Fundación de Estudios de Economía Aplicada). Barrón tiraba con balas ya que según los analistas de Fedea, Hacienda recaudará 7.100 millones de euros menos por la reforma fiscal, o lo que es lo mismo un 10,57 por ciento menos en términos agregados.

Ésto se debe a que se “rebaja sustancialmente el tramo estatal del IRPF”, explicaba Ángel De la Fuente, economista y director ejecutivo de Fedea. En concreto y según se extrae del estudio, en la fase de 2.015 se producirá una reducción del 14,52 por ciento que se elevará hasta el 18,78 por ciento en 2.016. Por el contrario el tramo autonómico apenas se verá afectado en un 1,18 por ciento durante el bienio 2015-2016.

La minoración de los ingresos de las arcas públicas deriva en “el impacto menos redistributivo de la reforma fiscal”, afirmaba Julio López Laborda, catedrático de Economía Pública de la Universidad de Zaragoza y director de Investigación de Fedea. Lo cierto es que tal y como se extrae del informe, calculado sobre la cuota final, el tipo efectivo cae desde el 14,9 por ciento en 2.014 al 13,8 y 13,4 por ciento en 2.015 y 2.016 respectivamente.

La consecuencia directa de la menor recaudación por el tijeretazo fiscal es que se dispondrá de un volumen inferior de recursos para destinar a gasto social. Además, de no compensarse, supondría una piedra en el camino del cumplimiento de los objetivos de déficit exigidos por Europa.

Para De la Fuente la reforma fiscal “revierte de forma secuencial la subida de tipos de finales de 2.011 y la mejora en 4 o 5 puntos”, sin embargo se necesita profundizar en un modelo “más equitativo” y que simplifique el impuesto “la reforma lo ha complicado más. Necesitamos que sea más transparente y sencillo”. De hecho los expertos de Fedea han defendido abiertamente la propuesta de reforma presentada por el profesor Lagares. Otra de las propuestas que se ven con buenos ojos es por los expertos de la Fundación la posible subida de los tipos superreducidos del IVA recomendada por Europa. Una postura que justifican por el hecho de que las rentas más altas se están beneficiando de deducciones en los impuestos indirectos pensadas para aligerar la carga fiscal de las rentas más bajas lo que convierte al sistema en “injusto. Sería preferible subir los impuestos reducidos y crear, por ejemplo, un sistema de cheques para aquellos que realmente lo necesiten”.

Ganadores y perdedores

Los analistas de Fedea han explicado a grosso modo que serán los contribuyentes más ahorradores los que más notaran los efectos de la reforma. Sin embargo y en contra de lo que pueda parecer a priori éste colectivo es “poco numeroso”, ya que afecta a los que en su renta gravable tienen más peso las ganancias patrimoniales y los que cuentan con rendimientos mobiliarios e inmobiliarios superiores al 90 por ciento de su renta, que se concentran precisamente en aquellos que disponen de ingresos más elevados.

Mientras, las rentas medias y bajas, o en las que tienen mayor peso los réditos procendentes de actividades económicas y del trabajo y por tanto en las que se concentra el mayor número de contribuyentes, son los que menos se beneficiarán de la condescendencia del fisco. Aún así, los autores del informe afirman que el objetivo del Gobierno de que la reforma impacte de forma “especialmente significativa” en las rentas más bajas “se cumple”, tanto en la cuota resultante de la autoliquidación como en la cuota final. Ésto se debe principalmente por las reducciones que se aplican a las familias con más hijos o que cuenten con algún miembro con discapacidad.

En el caso de las familias monoparentales la reducción de la carga tributaria es de un 62,68 por ciento, casi veinte puntos superior a las de las familias biparentales que declaran conjuntamente (42,79 por ciento) y más de 45 que las que lo hacen individualmente (17,43 por ciento). La cuota final para los que cuenten con algún miembro con discapacidad se reduce un 21,41 por ciento. Ante ésto la pregunta es ¿cuánto le costará a Hacienda? Pues bien, sólo en deducciones por familia numerosa se perderán 693 millones de euros anuales y en maternidad 780.

Con todo, y según la metodología empleada en el informe, este año el 60,7 por ciento de los contribuyentes pagarán menos IRPF, algo más del 32 por ciento no notará los efectos y el 6,9 por ciento pagará más.

Cataluña neutraliza el impacto

La dualidad del sistema fiscal ha permitido que algunas Comunidades Autónomas neutralicen el impacto de la reforma fiscal empleando el tramo autonómico. Tal es el caso de Cataluña y La Rioja que lo incrementaron por encima del 1 por ciento con el objetivo de neutralizar los efectos de la rebaja del tramo estatal. Sin embargo, otras autonomías como Castilla La Mancha, Canarias o Asturias han reducido su tramo en torno al 5 por ciento. Variaciones que ponen de manifiesto el uso desigual que se ha realizado por parte de las autonomías a la hora de modificar su fiscalidad.

No obstante, “el resultado agregado en todas las Comunidades Autónomas es la reducción del impuesto pagado”, concluye el informe.

Foto: Fedea