Nacional Política PYMES Sectores

La Cámara de España destinará 430 millones de euros para mejorar la competitividad de las pymes

Cerca del 20 por ciento de los fondos se destinarán a la internacionalización 

Las pequeñas y medianas empresas tienen un aliado en la Cámara de España. La renovada entidad cameral destinará en el periodo 2016 – 2020 un total de 430 millones de euros para impulsar el crecimiento y la sostenibilidad de las pymes.

De esta cuantía el 19 por ciento (80 millones de euros) irán a parar a programas para la internacionalización y el resto (350 millones de euros) a actuaciones específicas de mejora de la competitividad. Esta última partida se completará además con 25 millones adicionales procedentes de otros organismos, por lo que el importe final se elevará hasta los 455 millones de euros.

La noticia la anunciaba esta misma tarde el presidente de la Cámara de España y presidente de Freixenet, José Luis Bonet, durante su participación en el Foro La Razón quien ha señalado que “pretendemos que nuestros distintos programas alcancen a más de cien mil empresas y lograr cerca de medio millón de beneficiarios”.

Estos fondos tienen como objetivo mejorar los resultados obtenidos por el conjunto de entidades camerales durante el pasado año, en el que se han ayudado a crear más de 15.000 empresas, se han atendido a más de 30.000 entidades en materia de innovación y competitividad, gestionado más de 500.000 trámites para la internacionalización y se han formado a más de 100.000 jóvenes.

Otro de las prioridades para la Cámara de España según ha detallado Bonet es “la mejora del capital humano de las empresas”. Para ello se ha puesto en marcha un programa integrado dentro del sistema de cualificación y empleo juvenil del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, que atenderá a 85.000 jóvenes de entre 16 y 29 años.

Entre los conceptos más reiterados por el presidente de la Cámara el de la internacionalización y la cooperación público privada han tomado especial protagonismo. Así ha explicado que “hemos salido de la crisis por el sector exterior” y ha recordado que nuestro país cuenta con 500 multinacionales que “tienen posición de líderes en el mundo” y que España cuenta hoy por hoy con “entre 5000 – 10.000 mapis (marcas con alto potencial de internacionalización)”. En el ámbito de la cooperación público – privada ha explicado que es imprescindible si se quiere progresar.

Consolidar la recuperación y superar una sociedad intoxicada

Bonet no ha dudado en ensalzar de nuevo la política económica del Gobierno del Partido Popular a la que “le doy un notable alto”. Aún así ha afirmado que no debemos relajarnos y que  “aunque el esfuerzo ha sido considerable tiene que seguir en el futuro” si queremos conseguir así disminuir la tasa de paro, continuar con la buena marcha del sector exterior y mejorar la competitividad de nuestra economía.

Además para consolidar la recuperación “el pueblo español necesita estabilidad política y social” algo que ha pedido para toda España en general y para Cataluña en particular, región de la que ha dicho “tiene que liderar España en el tema económico”.

A este respecto Bonet ha sido contundente “con las cosas de comer no se juega” y aunque ha afirmado que “yo no me creo lo de la secesión, sí creo que tenemos un problema serio y hay una necesidad absoluta de convencer a todos de que no es el camino idóneo”.

Para recorrerlo es crucial la labor de los medios de comunicación en una sociedad que “está intoxicada” y  convertirse de este modo en “ser aliados de los empresarios para aclarar las ideas a la gente conseguir el bienestar”.

Brindar por todos

No han faltado referencias a la deriva política en la que podría sumergirse la economía española tras las elecciones del 20 de diciembre. Ante la pregunta sobre quién le gustaría que brindase con Freixenet tras conocer los resultados del proceso electoral, Bonet ha respondido “todos los partidos”, añadiendo que los partidos “tienen  la obligación de pensar en el bienestar de la gente. Detrás de las cifras macro hay un ejército de personas que han luchado y siguen luchando por salir adelante y saltar al exterior.”.

Por otra parte Bonet ha apelado al diálogo “se debe hablar y mucho, hay un problema de comunicación social”.

El lado más humano

El presidente de la Cámara de Comercio ha hecho un repaso de su vida, marcado por las efes que le han acompañado durante toda su carrera “me ha perseguido la letra f de facultad, fútbol (una de mis pasiones) y familia (lo más determinante)”.

A éstas se añaden las de Freixenet que me ha llevado” a la epopeya de producir un millón de botellas a los 185 millones de hoy” y que apenas se han visto afectadas por el boicot” y las de la Fira de Barcelona, de la que ha aprendido la importancia de la internacionalización “hemos aguantado el tipo y hemos progresado”.

Bonet, ha querido reivindicar el papel de los empresarios “que trabajan por el país con absoluto desprendimiento. En las Cámaras hay 3000 empresarios cameralistas que trabajan sin cobrar un duro”.

Asimismo, tampoco han faltado en su discurso críticas a lo que en su día fue un modelo muy discutido, la retirada de la cuota cameral. No obstante ha reconocido que tras las negociaciones el pago voluntario ha obligado al principio de utilidad a las entidades lo que ha mejorado la calidad y competitividad de los servicios. Así hoy más de 3 millones de empresas adscritas continúan manteniendo su aportación al conjunto.