Política Sectores

La deuda pública supera el objetivo previsto para 2015

Alcanzó los 1.069 billones para diciembre, situándo a España como la quinta economía comunitaria con mayor endeudamiento

La deuda contraída por el conjunto de las administraciones públicas españolas ha alcanzado los 1.069 billones de euros para cerrar 2015, lo que supone un crecimiento de 2.025 millones respecto al mes de noviembre, según los datos que ha publicado el Banco de España.

Así, el endeudamiento se situaría en el 99 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), lo que significa que es tres décimas superior a los 98,7 puntos, establecido como objetivo para el ejercicio.

La tasa interanual repuntó en tres puntos y medio para diciembre. Pero es que, esta tendencia ascendente no ha hecho más que crecer desde que se desatara la crisis en nuestro país. De hecho, y según el cuadro publicado por la caja nacional que llega hasta los resultados de 2010, el alza ha supuesto más de 400.000 millones de euros. Aunque desde el Gobierno se espera que a partir de este año tome una inercia negativa.

En cuanto al tipo de financiación recibido por las entidades públicas, la deuda a medio y largo plazo es la que ha experimentado un mayor crecimiento y corresponde a dos tercios del total de la deuda contraída y es, ya, de 795.827 millones de euros.

Una cifra que representa cantidades muy altas, si se compara con el endeudamiento en períodos más cortos, que asciende hasta los 80.798 millones de euros.

España, quinto país en deuda pública

El Instituto de Estudios Económicos, IEE, ha informado de que España se habría convertido en el quinto país de la Unión Europea con mayor endeudamiento bruto de las administraciones públicas.

Según los datos de esta entidad, solo Grecia, Italia, Portugal y Bélgica se situarían por encima nuestra. Sangrante es el caso del país heleno, cuya deuda llega hasta los 185 puntos de su PIB, o Italia que supera el 130 por ciento.

La media europea, por su parte, se sitúa en el 86,9 por ciento para los países comunitarios.  Las tasas más bajas se registrarían en Estonia, Luxemburgo, Bulgaria, Dinamarca o Letonia, que cierran la lista.

Diario Financiero