Economía

Las titulizaciones, otro salvavidas financiero para las pymes

Desde que estalló la crisis de las hipotecas subprime en Estados Unidos en el verano de 2007, el mercado de las titulizaciones se quedó congelado. Tras aquel agosto fatídico para la economía mundial, los únicos movimientos existentes en este segmento han sido las regulaciones de los Estados que han ‘cerrado el grifo’ para evitar otra catástrofe.

¿Qué son?

Las titulizaciones son un método de financiación alternativo, usado principalmente por las entidades financieras, donde se convierte cualquier activo no líquido en títulos o bonos que generen inmediatamente un ingreso en el balance empresarial. Los activos más titulizados han sido siempre los hipotecarios, sin embargo se puede titulizar un contrato de arrendamiento de una oficina, los derechos de venta de un producto en el extranjero o por ejemplo los abonos del fútbol.

¿Cómo funcionan?

En 1998, se amplió la titulización de activos no hipoecarios y además se regularon los Fondos de Titulización y las Sociedades Gestoras de estos tipos de fondos.

El proceso de titulización más sencillo se divide en dos etapas. En la primera parte, la empresa que está buscando financiación escoge qué activos quiere borrar de sus libros de contabilidad y los agrupa en una cartera de referencia. En nuestro país, los encargados de recibir estos packs de activos son los fondos de titulación que están administrados por una entidad gestora, encargada estructura los activos según el riesgo y emite bonos a inversores.

Con esta medida, una empresa española consigue financiación al ceder sus activos ilíquidos a cambio de una contraprestación económica, mientras que la entidad gestoría de la cartera de referencia dispondrá de esos títulos durante el período de tiempo establecido en el acuerdo entre ambas partes. Por su parte, la entidad gestora financia esa compra con la emisión de bonos a inversores. Esta es ya la segunda etapa del proceso de titulización: la colocación de los títulos negociables a inversionistas en mercados de capitales.

Los casos del Racing de Santander y David Bowie

En 2006, el Rácing de Santander llevó a cabo una emisión de 17,8 millones de euros a 11 años en el mercado de titulizaciones, cuya garantía eran los derechos futuros de un aval otorgado por la sociedad de garantía recíproca CEP Cantabria. El Arsenal inglés, en cambio, titulizó los ingresos de sus taquillas y venta de entradas para sus partidos; y así consiguió financiar su parte de su nuevo estadio londinense.

El mercadode titulizaciones es muy complejo, aunque también ha llamado la atención al mundo de la música. David Bowie, cantante inglés, decidió titulizar los ingresos de la venta de sus discos durante 10 años, que fue finalmente un éxito de ventas.

José A. González