Empresas

Más bares, más cerveza

Salir de ‘cañas’ es uno de los pasatiempos favoritos de los españoles y eso se nota no solo en el consumo, sino en la apertura de nuevos establecimientos. Según los datos ofrecidos por la consultora Nielsen a partir del Panel de la Hostelería, durante 2015 se abrieron un 3,6% más de bares y se espera que para este año haya un 1,5% más.

“Hay dos buenas noticias para la hostelería, que los españoles cuando ven que su bolsillo está algo mejor, enseguida vuelven a salir, y que el turismo que se mueve mucho en la calle está en cifras de record”, explica el director general de Nielsen Iberia, Gustavo Núñez.

En total, son 260.000 los establecimientos de este tipo s lo largo y ancho de la geografía española, es decir, que por cada 175 personas hay un bar. Es la mayor densidad de todo el mundo, un símbolo de la tradición de nuestro país.

Después de recortar la partida que las familias destinaban a este ocio durante la crisis, los datos vuelven a crecer. Pero el comportamiento ha cambiado, prefieren el día a la noche. Asimismo, el consumo diurno de cerveza y bebidas de alta graduación alcohólica crecieron un siete por ciento.

Es un cambio que tiene su origen en la crisis y continúa a pesar superar las vacas flacas. Durante esos años, el ocio nocturno ha sido uno de los segmentos más castigados, tanto que el gasto mensual en copas descendió de los 95 euros en 2009 a los 67 euros en 2010

Menos copas y más cerveza

Sin embargo, hay los que no renuncian a una noche de juerga. Aun con todo, tuvieron que apretarse el cinturón, razón por la que cambiaron la copa por la cerveza, que crece un 3,1% frente al 0,7% de los primeros.

Es el placer del terraceo, del salir con los amigos y desconectarse acompañado de una de las bebidas más consumidas en nuestro país.

Pero este cambio también se debe a otro factor, la vuelta a casa. El endurecimiento del reglamento de Tráfico y puesta en marcha del carnet por puntos favorecieron el consumo de bebidas con menos contenido alcohólico.

Años de ‘tragos’ a sus espaldas

La crisis también ha promovido la apertura de establecimientos ‘organizados’, franquicias que se han expandido como fórmula de autoempleo o inversión probada que cada vez están más presentes en las calles españolas.

Aun así, seis de cada 10 establecimientos siguen siendo aquellos ‘bares de toda la vida’, con años de recorrido, algunos con más de 15 años de ‘tragos’ a sus espaldas.