Noticias

El paro no bajará del 20% en 2014, según la CEOE

A pesar de que estima que la economía española cerró el pasado año con una caída anual del PIB del 1,2%, la organización empresarial destaca la mejora de la confianza en la industria y los servicios, el "leve" repunte del consumo de las familias, el freno en la caída de la construcción y el "cierto agotamiento en la destrucción de empleo". Así, confía en que estas tendencias "se mantengan durante 2014", aunque advierte de que la senda de recuperación "difícilmente será como los ciclos de reactivación anteriores".

No obstante, CEOE considera que la situación "todavía es compleja debido a algunos factores que limitarán el crecimiento en el medio plazo y harán a la economía española más vulnerable ante cualquier episodio de incertidumbre". Entre ellos, apunta a la "elevada tasa de paro, la restricción del crédito a familias y empresas, y el esfuerzo de consolidación fiscal del sector público".

Ante esta situación, reclama que el proceso de reformas "continúe" y espera que en 2014 finalice la restructuración del sector financiero y se ponga en marcha la reforma del sector público, "sin olvidar que la reforma energética está en proceso y debería de implementarse la del mercado único español".

UGT lejos de ser optimista

El sindicato asegura que, aunque es cierto que las cifras de paro registrado han mejorado "unas décimas", las características del empleo que se ha creado "no muestran un cambio de tendencia ni una transformación del modelo productivo para lograr crecimientos sostenibles a medio y largo plazo".

Asimismo, recuerda que los últimos datos de afiliación a la Seguridad Social muestran que durante 2013 "se ha seguido destruyendo empleo", por lo que el descenso del paro "va de la mano de la precarización del empleo". También denuncia el incremento de parados de larga duración que, junto al "ajuste en los salarios reales" y a las reformas del sistema de pensiones están provocando una caída en la capacidad adquisitiva de las familias españolas.

En este sentido, insiste en que "salir de la recesión técnica no es en absoluto igual a salir de la crisis, ni siquiera de las dificultades de crecimiento".