Noticias

Un embargo de 681 millones por Clesa

 

Los medios de comunicación recogen otra entrega que afecta no ya sólo al padre de familia, a José María Ruiz Mateos, sino también a tres de sus hijos que puestos a elegir su futuro laboral, han optado por seguir los pasos de su padre en la dirección del holding empresarial Nueva Rumasa.

Un futuro empresarial que ya les ha conllevado algún que otro quebradero de cabeza y que les ha supuesto protagonizar algún que otro escándalo.

 

En esta ocasión, el Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid ha ordenado contra José María Ruiz-Mateos y sus hijos José María, Álvaro y Francisco Javier el embargo preventivo y prohibición de disponer de bienes y derechos hasta cubrir la cantidad de 681,02 millones de euros en que se valora actualmente el déficit patrimonial de Clesa, una de las empresas del holding Nueva Rumasa que se acogió al procedimiento especial concursal el pasado febrero de 2011.

 

Según el auto, durante los dos años anteriores a la declaración de la suspensión de pagos, la familia se dedicó a otras labores que agravaron la situación de la empresa láctea. En concreto, dice que "con sus actuaciones u omisiones permitieron la explotación de una actividad empresarial incapaz de generar beneficio bastante para atender a sus propios gastos de explotación, al tiempo que enajenaron bienes y destinaron esos ingresos a favor de terceras sociedades del grupo o asumieron obligaciones de pago solidarias en exclusivo beneficio de sociedades del grupo”.

 

Pero aquí no está el punto y final de esta última entrega de una de la familia que además ha sido propietaria del Rayo Vallecano hasta el año pasado. Este auto también ordena requerir, mediante auxilio internacional, tanto a Union des Banques Suisses como a Credit Suisse que certifiquen si el empresario y sus tres hijos tienen abierta alguna cuenta corriente o de otro tipo en estas entidades de crédito o sus filiales, si existe alguna cuenta numerada en la que alguno de ellos figure como titular o como cotitular oculto o si existe cuenta corriente o de otro tipo de cuyo saldo cualquiera los cuatro pueda disponer.

 

Unas medidas que no han tenido que sentar nada bien a esta familia andaluza ya que se suman a las últimas conocidas del pasado mes de enero. En concreto hay que recordar que desde el día 25, un mes después de celebrar la Navidad con su familia, José María Ruiz Mateos se quedó sin pasaporte, sin poder salir del país y con la obligación de personarse en el Juzgado cada dos semanas por una acusación de supuesta estafa.

 

Aunque parece que estamos ante una familia ya acostumbrada a este tipo de escándalos, en esta ocasión se adoptarán las medidas cautelares sin audiencia de los demandados ya que, según el auto, la audiencia de los demandados puede determinar la infructuosidad de la medida cautelar del embargo mediante la distracción u ocultación de sus bienes.