Noticias

Empresarios vascos y navarros ven en el comunicado el comienzo del crecimiento económico

Los presidentes de ambas patronales coinciden en aplaudir el comunicado realizado ayer por la banda terrorista, y demandan la disolución firma y definitiva de ETA.

 

Empresarios vascos.

Para el presidente de Confebask, Miguel Ángel Lujua, es imposible cuantificar como va a afectar este comunicado a la actividad económica de Euskadi, pero apunta que "el mayor enemigo de la economía es el riesgo" y esa ausencia de riesgo va a hacer que "la capacidad de inversión, el esimulo y la economía sea el leit motiv de la gente del País Vasco". Lujua señala que durante la última tregua mejoró el turismo y la gente iba al País Vasco sin miedo a verse envuelto en un altercado.

La patronal Vasca reconoce que el de ayer es un comunicado "esperado en el tiempo que supone un paso importante para recuperar la Paz". Sin embargo asegura que les habría gustado que ese comunicado hubiera incorporado la fecha de la disolución de la banda y la entrega de armas. Por este motivo Confebask pide a los políticos que gestionen la situación para que acabar con un problema que lleva castigando "mucho tiempo a mucha gente".

Miguel Ángel Lujua ha querido tener también un recuerdo para las víctimas. “Quiero acordarme sobre todo de los empresarios amenazados y chantajeados que se han tenido que marchar del país Vasco”, apunta el presidente de los empresarios vascos.

 

Empresarios Navarros.

Desde la Confederación de Empresarios de  Navarra, su presidente, José Antonio Sarría, ha reconocido el alto coste económico que ETA ha tenido para la comunidad navarra. "No sólo es el sufrimiento y el tener que abandonar el lugar de origen, sino también las oportunidades perdidas". Según ha explicado Sarría, tanto en Navarra como en el País Casco, existe un tejido industrial muy potente que no ha podido desarrollarse como consecuencia de las acciones de la banda terrorista.

 

Pero desde los empresarios navarros, también han querido referirse al terrorismo de baja intensidad: "pequeñas ciudades donde todavía existe la pintada, la mirada de odio en el bar, la rueda pinchada", ha explicado Sarría. Una serie de acciones que espera acaben con este anuncio de alto al fuego que justifica en base a una serie de acciones como la conferencia internacional y un momento político concreto.

Por todo ello, ha valorado de manera positiva el cese definitivo de la actividad armada aunque ha advertido que hay que tomar el anuncio con "prudencia, porque la banda no se ha disuelto aún". Además, ha querdio recordar que "aquí no ha habido ningún conflicto, sino unos asesinos y unos asesinados".