Noticias

"España es donde menos dinero se pone para salvar a la banca"

Miguel Ángel González, Miembro de la red LID Conferenciantes y experto en banca      

Para este experto, “estamos ante el coletazo final de la reforma financiera”. Además, recuerda que España es el país donde menos se ha puesto pasa salvar a la banca y que el dinero aportado, en su mayoría va a salvar a las cajas. “Actualmente, es la mejor salida que puede haber, y en términos comparativos con otros países, va a salir barato",

Además, cree que no se han tomado antes estas medidas porque había que poner dinero público sobre la mesa, y en nuestro país “tenemos complejos sobre esto, a diferencia de Estados Unidos”. No obstante, recuerda que son medidas necesarias para evitar el pánico bancario y el riesgo sistémico y los ciudadanos, dice, deben empezar a darse cuenta. “En Estados Unidos seguro que aún hoy se arrepienten de haber dejado caer a Lehman Brothers”, apunta.

 

Sobre los activos que se transferirán, González asegurá que será “lo malo y lo caro”. Además, se ha mostrado convencido de que la Sareb tendrá que asumir costes en algunos activos así como terminar promociones en construcción para que éstas no se hundan. Pero no será la única debilidad del banco malo. Este experto cree también que uno de sus principales problemas puede ser también la financiación del comprador final. Eso sí, cree que no va a haber dificultades para deshacerse de estos activos, gracias a las ventajas fiscales que ha establecido el Gobierno. No obstante, cree que la venta de pisos no se realizará uno a uno sino por bloques. “Un fondo buitre entrará si tiene carroña, tiene buenos precios, y comprara buenos lotes”, ejemplifica González. Y aunque asegura que la demolición de pisos sin vender podría ser una buena idea, ya que reequilibrar la oferta y la demanda, no lo llegaremos a ver, al igual que no sería lógico convencer al banco malo de dedidcar los activos al alquiler social.

Miguel Ángel González también ha criticado la actitud del Gobierno en todo este proceso: “está actuando como si tuviera mayoría cuando realmente no la tiene. ¿No debería, el capital privado, decidir quién el es gestor y cómo desarrollar el plan de viabilidad?”, se pregunta.

Pese a todo ello, el autor de 'Pierde la banca' no cree tampoco que esta nueva reforma financiera vaya a conseguir abrir el crédito: “hay un exceso de desapalancamiento”.  De hecho, apuna que “será la reactivación de la economía la que genere crédito”. Además, añade el problema del circulo vicioso entre la deuda pública y la función de los bancos, algo que, cree no se romperá hasta conseguir líneas de crédito que libere a los bancos de la obligación de comprar deuda.

 

Javier Kindelán, Director de Valoraciones de CBRE

Para Kindelán, lo primero que debemos hacer es “pensar que los bancos son el motor de nuestra economía y que ahora están gripados. Si no los saneamos en unas condiciones mínimas, no conseguiremos que el resto de la economía funcione”.  En este sentido defiende que, aunque la creación del banco malo tendrá un coste, “es una medida inevitable”. Eso sí, apuesta por establecer mecanismos para que todo esto se devuelva a los españoles.

Sobre el rendimiento del 15% que se ha marcado la Sareb, cree que si se bajan suficientemente los pisos, se puede conseguir aunque “va a estar complicado”. En este sentido defiende que es muy importante el precio de transferencia: “hay que tener en cuenta a la vez los gastos que tendrá este banco malo pero que sea un precio competitivo con el precio de mercado”. Y es que pone sobre la mesa que actualmente las propias entidades financieras ya están vendiendo, “de forma en ocasiones agresiva” sus propios activos y dando financiación para ello.

Pero a Kidelán no le preocupa solo este precio de transferencia. Considera importante también preguntarse cómo se van a filtrar los activos, cuáles entrarán en la Sareb y cómo se van a vender. Sobre la posible demolición, este experto cree que estamos en una situación similar a la de Estados Unidos, donde también se han tirado pisos. “En zonas con un nivel de sobreoferta muy grande y no demanda, derribar pisos sería una decisión muy acertada”. Unas dudas que habrá que resolver para conseguir mejorar la opinión internacional que se tiene sobre la Sareb que, según explican desde CBR, “de momento no es muy alta”.

Javier Ubeda, socio Director de ÚBE. Estrategia Institucional y Corporativa

Al igual que el resto de expertos, Úbeda defiende que “si no se arregla el problema de la banca, no se podrá resolver ningún otro asunto”. Además, cree que ha sido “rocambolesco” todo el periplo de reformas financieras que comenzaron en 2010 y que, por el momento, no han dado sus frutos. “Aunque parece que hemos corrido mucho, estamos casi como en el principio”.

También vuelve a coincidir en que la clave de la Sareb estará en el precio de la transferencia y la capacidad de gestión que la entidad demuestre a corto plazo así como en la capacidad de persuadir a los inversores. Para Úbeda, “los inicios de esta entidad han sido tortuosos por la cantidad de dificultades en la puesta en marcha: la precipitación, las exigencias de la Unión Europea”…  Y para conseguir su éxito, Úbeda apunta que la virtud de la Sareb “será segmentar el mercado”.

No obstante, para el socio Directiro de ÚBE, nos vamos a encontrar con un problema enorme a la hora de desarrollar el banco malo: “los gobiernos gastan dinero público, pero se averguenza de ganarlo, por lo que la cosa irá más lenta”. Además, sigue su crítica al Gibierno asegurando que hace lo que tiene que hacer pero no de una manera muy convencida. “El gobierno invita a las entidades financieras a trabajar en la Sareb siempre bajo la premisa de que quien manda es el Gobierno. A las empresas privadas, sólo les queda aceptar la invitación”, reflexiona. Finalmente Úbeda dice ver muy difícil la demolición de pisos sin vender mientras en España siga el debate sobre los desahucios.