Noticias

“Aún no hemos visto ni de lejos el fin de la crisis de deuda en la Eurozona”

Este miércoles asistiremos a lo que podría considerarse como la primera y gran amenaza para el optimismo generado por Mario Draghi, hace una semana, al comunicar que el BCE volvería a comprar deuda de países en problemas en el mercado secundario. Félix López, director de inversiones de ATL Capital, sostiene que, de no aprobar el Tribunal Constitucional alemán el uso de los fondos de rescate europeos, el varapalo para los mercados de renta fija y variable podría ser “importante”.

Se produzca o no una decisión así, lo cierto es que los expertos no albergan muchas esperanzas respecto a una prolongación de ese optimismo en los mercados de la zona más afectada de Europa. Las últimas previsiones de Goldman Sachs apuntan a que, tras el rally alcista registrado en las últimas sesiones, las bolsas de los países periféricos europeos volverán a comportarse peor que aquellas que forman parte el núcleo duro del Viejo Continente. Una vez descontado el impulso de las últimas palabras vertidas desde el Banco Central Europeo, en el banco de inversión entienden que no existen razones convincentes que puedan hacer pensar en una mejora sustancial de sus respectivas economías en el corto plazo.

Aún reconociendo que es difícil hacer previsiones a corto plazo sobre las bolsas europeas, Félix López está de acuerdo con la teoría de Goldman Sachs. “Las grandes noticias positivas de estos dos o tres meses han sido palabras, y no hechos que justifiquen esas grandes subidas. También es verdad que las caídas anteriores habían sido excesivas, por lo que se compensa una situación con la otra”, explica. De cualquier modo, el director de inversiones de ATL Capital indica que, casi con toda probabilidad, en los próximos meses se mantendrá una tendencia muy patente en Europa desde que comenzara la crisis de deuda en noviembre de 2009. Es decir, como también anticipan desde Goldman Sachs, las bolsas del núcleo duro de Europa volverán a registrar un comportamiento más positivo y estable que los selectivos de países con mayores dificultades, como es el caso de España o Italia.