Noticias

El paro y la recesión se disparán más aún en segundo trimestre

El PIB del segundo trimestre ha acentuado su caída provocado por la “disminución de la actividad”, así lo afirma el Banco de España en su último boletín en el que se arroja una caída del 0,4% de la economía española en tasa interanual.

Uno de los culpables de este nuevo retroceso, es la caída del consumo privado durante los meses de abril y mayo, más bajo de lo registrado en los tres primeros meses del año. Por lo que la tendencia es que continúe acentuando el descenso de su actividad.

Uno de los datos de referencia que evidencian la caída del consumo privado es el descenso de las matriculaciones de vehículos particulares que en mayo han incrementado su retroceso interanual hasta el 15,3% y siguieron mostrando una caída en términos de su tasa intermensual.

Caen también más en el segundo trimestre, el índice del comercio  al por menor, la inversión en bienes de equipo o la producción industria – que se desploma un 13% interanual.

Se hunde la gran esperanza: las exportaciones

Una de las esperanzas de la economía: el sector exterior – que en 2011 tiró de la economía – se debilita en abril y mayo. Según las cifras, las exportaciones reales de bienes cayeron un 0,5 % interanual en abril. "Las exportaciones comunitarias disminuyeron significativamente, con fuertes retrocesos de las ventas a Italia, Portugal y Reino Unido", apunta el Banco de España que hace evidente que el efecto directo de la intensificación de la crisis en la zona euro, es el culpable de la caída en desgracia de las exportaciones.

Con respecto a las importaciones, también descienden en el segundo trimestre, y lo hacen, de forma más acusada, un -7,2% en tasa interanual el pasado mes de abril. Los datos evidencian – una vez más – la debilidad de la demanda nacional.

Avanza la destrucción de empleo

Por último, y con respecto al mercado de trabajo, el organismo gobernado por Luis María Linde ha afirmado que "prosiguió la senda de intensificación de la destrucción de empleo iniciada en la segunda mitad 2011".

Es más,  en número de afiliados a la Seguridad Social disminuyó en mayo un 3,4%. Las cifras se corresponden con las previsiones que adelantaron las auditorías elaboradas por Oliver Wyman y Roland Berger, en las que dibujaron una situación de estrés económico. En concreto, las auditoras firmaron un repunte del 25% al 29%, el repunte del desempleo en 2012.