Noticias

Rajoy pide nuevas reformas ante la “crisis más profunda” que atraviesa la Unión

Rajoy lanzó este mensaje durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados, donde trató de explicar los acuerdos alcanzados en el último Consejo Europeo, celebrado justo antes de Semana Santa, y la solución acordada para la crisis de los bancos de Chipre.

A su juicio, el conjuntó de la UE sufre "la crisis más profunda en la construcción europea" desde que se puso en marcha y advirtió de que "los desafíos siguen plenamente vigentes" y de que el panorama internacional ha cambiado radicalmente por la aparición de "nuevos actores".

Rajoy apostó por nuevas medidas de crecimiento económico para salir de la crisis económica, convencido de que sin crecimiento de la economía "no es posible la creación de empleo". En este contexto, se quejó de que la zona euro es la "única" en todo el mundo "que estará en recesión este año", lo cual afecta negativamente a la evolución de cada uno de los países miembros.

El presidente español lamentó el "escasísimo crecimiento económico" de la UE mientras la mayoría de los grandes países del mundo mejoran sus resultados, aunque defendió como necesarios los "compromisos" de España para reducir el déficit y sanear los recursos públicos.

Adujo que los recortes son "compatibles" con medidas para el crecimiento y la creación de empleo. En este punto, reconoció que en su año y medio de mandato ha pedido a los ciudadanos un "intenso esfuerzo cargado de sacrificios".

Rajoy puso de manifiesto que Europa está planteando a sus países miembros nuevas reformas para reducir el déficit público y para modernizar las administraciones públicas, lo cual cree que va en consonancia con lo su su Gobierno lleva haciendo desde que aterrizó en La Moncloa en diciembre de 2011.

LA LECCIÓN DE CHIPRE

Asimismo, Rajoy dio explicaciones del acuerdo alcanzado entre los países comunitarios para el rescate parcial de Chipre por la crisis de sus bancos y recalcó que las medidas fijadas con una quita para los depósitos superiores a los 100.000 euros es "extraordinaria y única" para este caso.

Afirmó que se ha apostado por esta solución "con carácter extraordinario" y confió en que sea "suficiente como cortafuegos" para evitar problemas mayores.

Justificó la quita aplicada a los ahorradores en los bancos de Chipre dado que "el resultado no podía consistir en aportar financiación a fondo perdido" y debía ser coherente con la normativa que impera en el resto de Europa.

El presidente español apostó también por emprender nuevas reformas en la UE con el fin de que no se repita lo de Chipre y adujo que "con una unión bancaria en funcionamiento hoy no estaríamos hablando de una crisis" financiera en esta isla del mar Mediterráneo.