Noticias

Las televisiones autonómicas a favor de su privatización

El pasado viernes 13 de febrero el Consejo de Ministros aprobaba la reforma de la Ley de Comunicación Audiovisual para que cada Comunidad Autonóma pueda decidir la forma de gestión de los canales públicos de televisión, incluida la gestión privada.

Sobre este asunto, que ha despertado varias polémicas, el secretario general de la Federación de Organismos de Radio y Televisión Autonómicas(FORTA), Enrique Laucirica, se mostrado optimista y ha calificado de "oportunidad" para regularizar y establecer "nuevos modelos de gestión".

Enrique Laucirica ha querido diferenciar y aclarar que los medios autonómicos son "muy pocos deficitarios", aunque sí necesitan de una "gran financiación pública". En este sentido y preguntado por la sostenibilidad de las televisiones autonómicas, el secretario general de FORTA ha asegurado que son "perfectamente viables" siempre y cuando se apliquen ciertos "criterios de gestión".

A pesar de esta afirmación, Laucirica reconoce que tanto el panorama audiovisual como el publicitario es un panorama difícil y apunta que se debe, en parte, a la "imposición en el mercado que genera el duopolio Antena3-Mediaset". Otro asunto que podría generar aun más inestabilidad sería una posible vuelta de la publicidad a RTVE, algo que "descarta" FORTA en estos momentos.

Aunque las dificultades a la hora de conseguir publicidad en las televisiones autonómicas son altas, Enrique Laucirica ha explicado que existen algunas ventajas competitivas en estos medios públicos como, por ejemplo, ofrecer una "idéntica presión en todos los ámbitos" y una "proximidad y afinidad" con los telespectadores.

Con la aparición del TDT y la apuesta de las cadenas por colgar los contenidos en la web, los hábitos y la forma de ver la televisión por parte de los usuarios han cambiado. Pero también lo han hecho las formas de medición de las audiencias. En este sentido, el secretario general de FORTA reconoce que "se ha perdido el control de los contenidos" e insiste en el hecho de que "hay que adaptarse al consumo de medios tan grande que existe fuera de los tradicionales".