Noticias

Tirón de orejas internacional a España por los numerosos casos de corrupción

Jesús Lizcano, presidente de la sección española de Transparencia Internacional, se refirió a este asunto en declaraciones a Servimedia y para valorar la situación que vive el país debido al malestar generado en la opinión pública por los casos de corrupción.

A este respecto, Lizcano explicó que la situación que vive España es "bastante decepcionante" y puede dañar la economía, por lo que planteó que, como primera medida, los partidos políticos accedan a incluirse en la Ley de Transparencia que se tramita en estos momentos en el Parlamento.

Esta norma, impulsada por el Gobierno, pretende que Administraciones y entidades públicas sean más transparentes y se gestionen de manera más correcta. No obstante, en el proyecto de ley que debaten los diputados no se contempla, por el momento, que la nueva legislación afecte e partidos políticos, sindicatos y Casa Real.

A este respecto, Lizcano sostuvo que, dada la preocupación existente en España con la corrupción, sería necesario que los partidos políticos "dieran ejemplo" y se incluyeran en la Ley de Transparencia "al igual que todas las entidades públicas españolas". Esto llevaría a que se pudiera acceder libremente a "contratos, subvenciones, cuentas" de las fuerzas políticas.

"PONERSE LAS PILAS"

Lizcano explicó que planteará este asunto este miércoles en el Congreso, donde en la Comisión Constitucional se inicia una ronda de comparecencias de expertos para completar y mejorar la Ley de Transparencia.

En este sentido, este responsable de Transparencia Internacional sostuvo que la situación en España es "bastante decepcionante", después de que hayan estallado asuntos como el "caso Bárcenas" o la corrupción en Cataluña.

A su juicio, "esto puede perjudicar la imagen de España para los potenciales inversores" y "también puede ser perjudicial para las empresas españolas que operan en otros países, porque otros puedan pensar que están contaminadas por sobornos, comisiones, negocios ilícitos, etc.".

Aseguró que, aunque la "inmensa mayoría" de las empresas españolas no tiene ningún nexo con la corrupción, la crisis que vive España por este motivo "la tiene que resolver la clase política y el Parlamento, para que esto no vaya a más y no resulte perjudicial no sólo para el sistema, sino también para la economía".

"Es muy importante que los partidos políticos se pongan las pilas y hagan algo", por lo que insistió en el gesto que supondría que los partidos políticos se incluyeran en la Ley de Transparencia.