Noticias

"En diez años se podrían equilibrar los costes del vehículo eléctrico con uno de combustible"

Las empresas privadas y las administraciones públicas han recibido el PIVE (Programa de Incentivos para los Vehículos Eficientes) con optimismo. "El sector necesitaba este tipo de apoyo", señala Fernando Rubio Ballestero, consejero delegado de Presidencia y Relaciones Internacionales del Ayuntamiento de Valladolid. "Será especialmente positiva para los vehículos eléctricos, ya que se trata de un plan que apuesta por los coches con menos emisiones", ha explicado. En el mismo sentido se ha expresado Ivan Riñones,  coordinador de la Dirección General de Industria e Innovación de la Junta de Castilla y León, quien ha recordado que este Plan llega en un momento en el que el sector está tocado, por lo que hay que intentar movilizarlo.

 

Este plan podría ayudar a rebajar el coste del vehículo eléctrico, según señalan ambos. "Este tipo de vehículos tiene una barrera de entrada muy alta", señalan. No obstante, reconocen la necesidad de hacer un estudio del tipo de flota que tiene la administración o la empresa privada, cuántos usos hace y si, entra dentro de los parámetros de rentabilidad, cambiarlo.

Precisamente desde la administración pública reconocen que podrían empezar a valorar la utilización de coches eléctricos a la hora de conceder concurso… "Vamos a apostar por la movilidad eléctrica, ya que tiene menos índices de contaminación acústica y ambiental. Además, permite estudiar nuevos modelos de generación económica", señalan desde el ayuntamiento de Valladolid, una ciudad que tiene ya su primer taxista con vehículo eléctrico. Pero no son las únicas ayudas. Desde esta ciudad también han decidido apoyar al coche eléctrico ampliando su horario para carga y descarga, abaratando el coste de las zonas de aparcamiento disuasorios y algunos impuestos.

Ámbito de la empresa privada

 

 

Mientras,desde la empresa privada, FCC lleva ya 30 años usando el vehículo eléctrico. "Su aplicación es ya una realidad. Los planes de implantación se van a acelerar, aunque también es cierto que no se puede hacer un cambio extremo: no se puede pasar de coche de combustible a eléctricos en menos de un año. Es un proceso progresivo", explica Álvaro González, miembro de la División de Concesiones de FCC Construcción, Entre los logros, González ha explicado como en Madrid hay camiones de recogida de basuras que actúan de forma totalmente eléctrica, lo que permite un ahorro de hasta el 40% de energía. Además, se muestra optimista: "En diez años se podrían equilibrar los costes del vehículo eléctrico con uno de combustible".

No obstante, desde FCC recuerdan que aunque las administraciones quieran impulsar el coche eléctrico de manera más acelerada, "desde lo privado, queremos hacerlo poco a poco y queremos hacerlo bien, ya que lo contrario puede generar rechazo". Y pese a que reconoce que los fabricantes de vehículos han hecho una inversión que tendrán que rentabilizar, se muestra optimista: "sin duda, los precios tenderán a bajar".

Hablan los fabricantes

Y otra de las patas del sector, los fabricantes de vehículos también miran con buenos ojos el futuro. Desde Opel, su directora de Comunicación Pilar Guridi, explica que una de las mejores posibilidades actualmente son los coches eléctricos de autonomía extendida. "Funcionan siempre propulsados por electricidad, pero si en un momento se queda sin batería, lleva un motor a bordo,que hace las veces de generador y que proporciona electricidad".

Y es que uno de los puntos débiles que se achacan a los coches eléctricos es la falta de posibilidad de recargarse. "El 95% de las recargas se van a realizar en casa o en la empresa donde duerme el coche", señala Iván Riñones, quien asegura que el coche eléctrico no va a depender de cargarse en la calle. Eso sí, reconoce que todavía hay que afrontar los costes de este tipo de instalaciones.