Noticias

Evo Morales expropia la filial boliviana de Red Eléctrica Española

«Hoy día nuevamente, como justo homenaje a los trabajadores y al pueblo boliviano que ha luchado por la recuperación de los recursos naturales y los servicios básicos, nacionalizamos la Transportadora de Electricidad». Con estas palabras ha anunciado Evo Morales la expropiación de la filial boliviana de Red Eléctrica (REE), justo el mismo día en el que se celebra en el país el Día del Trabajo.

Morales ha justificado la expropiación asegurando que "esa empresa internacional española en 16 años apenas ha invertido 81 millones de dólares, una inversión en término medio de cinco millones al año", que consideró insuficiente.

La empresa posee el 99,94% de la compañía boliviana TDE, a través de Red Eléctrica internacional, según informa la propia compañía en la memoria correspondiente al pasado ejercicio 2011. Este mismo informe indica que REE posee la compañía peruana REDESUR, cuyo accionariado controla en un 33,75%, y señala que en 2010 se constituyó la sociedad peruana Transmisora Eléctrica del Sur (TESUR), en la que Red Eléctrica participa con un 55%.

El presidente boliviano no es nuevo en esto. El Día del Trabajo ha sido elegido en más ocasiones por Evo Morales para nacionalizas otras empresas del sector eléctrico. En concreto, el pasado 2010, decretó la nacionalización de tres empresas generadoras de energía con socios internacionales y de una cooperativa local. De esta forma, el Gobierno boliviano pasó a controlar el 80% de la generación de la energía del país.

Con ésta es ya la segunda expropiación a una empresa de capital español que un gobierno latinoamericano aprueba en menos de 30 días. Hay que recordar que la presidenta argentina, Cristina Fernández Kirchner, expropió YPF, filial de la petrolera Repsol.

Sin respuesta del Gobierno

De momento Moncloa sólo confirma que está estudiando la respuesta que España dará a Bolivia, tras una expropiación aún mayor que el reciente caso de YPF en Argentina, por lo que se espera una respuesta más dura por parte del Ejecutivo español.