Noticias

Monsanto renuncia al cultivo de nuevos transgénicos en Europa

Un total de 17,3 millones de agricultores cultivaron semillas biotecnológicas el pasado año, 600.000 agricultores más que en 2011. Esta superficie se encuentra dividida casi a partes iguales entre países en vías de desarrollo y países desarrollados.

La Unión Europea (UE) continúa en el vagón de cola de esos cultivos, también llamados transgénicos. En 2012 se sembraron 129.071 hectáreas entre España, Portugal, República Checa, Eslovaquia y Rumanía, solo el 0,06% de la superficie mundial.  En  España fueron 116.306 hectáreas, el 90% del total europeo y el 30% del total de maíz grano sembrado en el país. Se trata del único cultivo genéticamente modificado que se siembra en Europa, junto con la minoritaria patata de BASF, que en la actualidad no se cultiva en España.

Posiblemente se trate del único caso en que una sociedad tecnológicamente avanzada como la europea, se encuentra muy detrás del resto del mundo, incluido África, Asia, Oceanía y, por supuesto, la inmensa mayoría del continente americano.

En este contexto de expansión tecnológica, salvo en Europa, la multinacional de semillas norteamericana Monsanto ha decidido paralizar los expedientes para tramitar la autorización de nuevos eventos transgénicos en la UE. En definitiva, se retira de la lucha por este tipo de semillas en la UE, con dos salvedades. Desde el punto de vista de la producción, seguirá defendiendo la renovación del MON810, que le da resistencia al maíz frente a la plaga del taladro. Por otro lado, mantendrá su actividad en el caso de semillas modificadas genéticamente, destinadas a consumo y, que en el caso de la UE, van orientados de forma mayoritaria a piensos.

A pesar de que las organizaciones ecologistas han manifestado su satisfacción por dicha decisión, la realidad es que Monsanto probablemente sea la menos perjudicada, ya que su mercado biotecnológico en la UE es menos del 2% de su negocio en este espacio económico. Sin embargo, los agricultores europeos sí verán lastrada, una vez más, sus expectativas de ser más competitivos, dando cerrojazo a nuevas tecnologías de gran interés agronómico que ven cerradas sus puertas en Europa.

Monsanto es la multinacional líder en el mercado de semillas, con sede social en Estados Unidos, en la ciudad de Saint. Louis. Representa alrededor del 22% del mercado mundial de la semilla comercializada por empresas privadas y el 5% del total, incluyendo resiembra y sector público .Tiene un EBIT (beneficio antes de impuestos y sin contabilizar costes de intereses) de 2.056 millones de dólares, un 27,2 por ciento más que en 2011.

Para alcanzar esta posición en el mercado, Monsanto ha tenido que realizar inversiones del 10% de los ingresos en I+D, un total de 1.500 millones de dólares en 2012. Sobre las líneas de investigación, DiarioFinanciero.com tuvo la oportunidad de hablar con el Dr. Robb Fraley, máximo responsable de la compañía a nivel mundial en investigación.