Noticias

La Casa del Rey recorta su presupuesto un 4%

El Rey y el Príncipe de Asturias no sufrirán recortes en sus asignaciones. Así, el Monarca percibirá este año 140.519 euros como dotación personal y 152.233 en concepto de gastos de representación. El príncipe Felipe, por su parte, percibirá la mitad, es decir, 70.259 euros de dotación personal y 76.916 en gastos de representación, lo mismo que percibieron en 2012.

El resto de los miembros de la Familia Real, la Reina, la Princesa de Asturias y la infanta Elena, únicamente tienen asignados gastos de representación. La cantidad presupuestada para estos gastos asciende a 260.000 euros, inferior en 55.000 respecto de la asignada en el ejercicio anterior a este mismo concepto.

Tanto el Rey como los miembros de la Familia Real están sujetos al pago de impuestos, por lo que anualmente presentan y liquidan sus declaraciones del IRPF.

VEHÍCULOS OFICIALES

Otro dato significativo de la política de reducción de gastos por parte de Zarzuela se refiere a la disminución del uso de vehículos. Según explicó Zarzuela, se ha prescindido de 27 coches oficiales. Desde el pasado 1 de enero se ha pasado de 72 a 45 vehículos, siguiendo las recomendaciones realizadas por el Gobierno en este sentido.

Los gastos de personal suponen un 48,7% del presupuesto de la Casa Real, 3.870.000 euros, seguidos por los gastos corrientes en bienes y servicios, 3.218.000 euros, que se lleva un 40,56% del mismo. El presupuesto de la Familia Real asciende a 699.128 euros, lo que representa una reducción del 7,29% respecto a 2012.

Los gastos de personal han sufrido una reducción de 130.000 euros respecto a 2012, y los gastos corrientes en bienes y servicios también han experimentado una rebaja de 147.000 euros.

La tijera también ha llegado a las atenciones protocolarias y representativas, es decir, los diferentes gastos generados con ocasión de los actos que desarrollan los miembros de la Familia Real, a las que a partir de este año se destinarán 96.000 euros menos, que se ahorrarán de los almuerzos, recepciones, atenciones o regalos que protocolariamente realiza la Casa del Rey.