Noticias

Rajoy deja abierta la puerta a la reforma de la Constitución tras el 20 de diciembre

Tras la reunión de esta tarde con el presidente del Gobierno patronal y sindicatos niegan la existencia de un pacto ‘en papel’ para frenar el proceso independentista

“Parece una reflexión sensata”, esa ha sido la respuesta que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que según los secretarios generales de UGT y , Cándido Méndez y Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo, ha dado a la propuesta de “convocar una ponencia constitucional con el que se de cauce a un conflicto político”.

Palabras de las que se traduce que, de repetir mandato y una vez constituidas las nuevas Cortes generales, Rajoy podría abordar el proceso de reforma de la Constitución. Un “melón” que ahora mismo es complicado abrir principalmente por el periodo electoral en el que nos encontramos y por las “posiciones tan diversas”.

Esta afirmación se producía durante la reunión a cuatro que Rajoy mantenía esta misma tarde con Méndez, Toxo y los presidentes de CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales), Juan Rosell y su homólogo de Cepyme, Antonio Garamendi, para informarles sobre los pasos que se están dando desde el Gobierno respecto a la situación en Cataluña.

De estrenarse la nueva legislatura con este mandato tanto CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales) como Cepyme (patronal de los pequeños empresarios) y siempre y cuando se produjese el consenso entre todos los grupos políticos respaldarían la decisión, así se lo habrían transmitido al presidente del Gobierno durante el encuentro de esta tarde. Afirmación que el propio Antonio Garamendi refrendaba pocos minutos después en el programa Pulso Empresarial, de Gestiona Radio.

No hay pacto

Al menos por escrito. En referencia al pacto por España propuesto por el líder de Ciudadanos Albert Rivera el pasado viernes, el presidente de Cepyme -que ha comparecido sólo ya que su homólogo de CEOE, Juan Rosell, tenía que coger un avión urgente a Barcelona- afirmaba que “en ningún caso he escuchado la palabra pacto”, insistiendo en que “no estamos por firmar ningún papel ya que lo normal es apoyar la unidad del territorio y la unidad de España”.

Por su parte, Cándido Méndez ha explicado que con la reunión de hoy el presidente del Gobierno “no ha pretendido la suscripción de un pacto ni de un frente común, sino compartir preocupaciones e ideas con las que compartimos coincidencias”.

Si bien tanto las patronales como los sindicatos confirmaban la coincidencia en una misma hoja de ruta que tiene como pilares la unidad de España, la cohesión social y la soberanía nacional para, en palabras de Garamendi, “garantizar la estabilidad que permita mejorar la competitividad de las empresas”, algo con lo que se habría comprometido el jefe del Ejecutivo “va a cumplir con su responsabilidad”.

Además de la cohesión otra de las palabras que ha destacado en la reunión y en la que también coincidían patronales, sindicatos y Gobierno ha sido la proporcionalidad. Mariano Rajoy estaría dispuesto a llegar hasta el final, o lo que es lo mismo, aplicar el artículo 155 de la Constitución por el que se retiraría la autonomía de Cataluña de ser necesario. No obstante siempre desde la “prudencia y el sentido común”, lo que pasaría por la convocatoria de una nueva ronda de consultas. En este sentido Cándido Méndez ha recordado en que las decisiones que se tomen “no pueden ir en perjuicio de los ciudadanos de Cataluña ni del marco competencial”.

No hay legitimidad

Tanto Méndez como Toxo han insistido en la idea de que “no hay legitimidad posible para iniciar el proceso secesionista en Cataluña ni en la Constitución ni en el Estatuto catalán” y que con las actuaciones que se están llevando a cabo por el Parlament se “está generando una fractura política en el país”. Por ello apelan a que antes de tomar cualquier decisión judicial se agoten todas las vías de diálogo posible “hay que evitar al máximo la judicialización de lo que es un conflicto político”.

Por otra parte, los agentes sociales en pleno, han coincidido en el mensaje de “tranquilidad” que les ha transmitido el presidente del Gobierno al que Méndez ha calificado como “depositario de la legalidad”.