Política Sectores

Rajoy, preocupado

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, reconoció este viernes que le “preocupa” la posibilidad de una tercera recesión en Europa, pero agregó que tiene “la convicción de que lo peor ya ha pasado, desde luego en España, y también en Europa”.
Rajoy realizó estas declaraciones en la rueda de prensa que ofreció en Milán tras asistir por primera vez en la cumbre ASEM, de países europeos y asiáticos, en una semana en la que el miedo a una tercera recesión en Europa se ha trasladado a las bolsas comunitarias, entre ellas la española.

“La situación me preocupa, pero tengo la convicción de que lo peor ya ha pasado, desde luego en España, y también en Europa”, aseguró, para recordar que el país estaba al borde de la quiebra cuando el PP llegó al Gobierno.

Rajoy reconoció que al Ejecutivo le “gustaría que a nuestros socios les fuera lo mejor posible”, porque Francia, Reino Unido, Italia y Alemania son nuestros principales clientes, y “se puede exportar más cuando están mejor”.

Sin embargo, Rajoy defendió que España “mantiene” sus previsiones de crecimiento económico para este año en el 1,3% del PIB, y para el que viene en el 2%, después de que Alemania haya revisado a la baja las mismas y tras apuntar que otros países como Francia e Italia crecen menos.

PIDE MENOS INFLACIÓN AL BCE

En relación a la actuación que el Banco Central Europeo (BCE) debería acometer ante el miedo a una nueva recesión europea, Rajoy reclamó al organismo emisor que “se necesita un poco más de inflación”. “Eso es función del BCE”, afirmó, tras insistir en que es un órgano independiente.

“Debe hacer lo que dicen los tratados, que la inflación en la zona euro debe estar entre 1,5 y 2% y la inflación está por debajo de 0%”, advirtió, para admitir que, a pesar de ello, la inflación negativa, tras cerrar septiembre en el -0,2% interanual, es positiva para que los salarios y las pensiones mantengan el poder adquisitivo.

Rajoy insistió en que el BCE “ha tomado decisiones importantes” en relación a los préstamos a las pequeñas y medianas empresas, a la compra de células hipotecarias y de títulos de créditos de pymes.

FUENTE: SERVIMEDIA