Empresas Sectores

Se aprueban en el Parlamento Europeo los nuevos pesos y dimensiones de camiones y autobuses

El Parlamento Europeo ha aprobado formalmente el acuerdo en segunda lectura, que se basa en el compromiso informal alcanzado con el Consejo el pasado mes de diciembre, la Directiva 2013/0195, sobre la revisión de los pesos y dimensiones máximas de determinados vehículos de carretera en la Unión Europea. La revisión establece excepciones a los tamaños máximos actuales de camiones y autobuses para mejorar la seguridad vial y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Los principales puntos de este acuerdo, que afectan directamente al transporte de viajeros, son: El uso de combustibles limpios, como la electricidad o el hidrógeno, será promovido autorizando un aumento de peso de hasta una tonelada para los vehículos que utilizan estos combustibles, siempre que se demuestre que esas tecnologías son las que provocan ese peso extra. Sin embargo, este peso adicional no se puede utilizar para aumentar la capacidad de carga del vehículo. El peso máximo de los autobuses se incrementará en 1,5 toneladas. El nuevo peso tendrá en cuenta el incremento en el peso medio de los pasajeros y su equipaje y de los nuevos equipamientos impuestos por las normas de seguridad. Esto debería fomentar el transporte público sin causar una mayor erosión en las carreteras.

Esta nueva normativa traerá una serie de beneficios importantes, como una mejora de la seguridad vial, el uso de combustibles más limpios, más innovación y oportunidades para los fabricantes de vehículos, así como la promoción del transporte intermodal y, como consecuencia, de un transporte más eficiente.

Las normas que establecen actualmente las especificaciones para camiones y autobuses datan de 1996, de la Directiva 96/53/EC, por lo que se ha hecho necesaria su actualización para adaptarlas a la evolución tecnológica.

Tras la publicación en el Diario Oficial de la UE, los Estados miembros tendrán dos años para transponerla, es decir, para adoptar las disposiciones nacionales para cumplir con ella. En las nuevas normas también se establece que la Comisión revise la Directiva tres años después de la fecha límite de transposición, con el fin de ser capaz de reaccionar ante los cambios del mercado. Ahora, el texto acordado por el Parlamento deberá ser aprobado formalmente por el Consejo en las próximas semanas. En paralelo, la llamada legislación de homologación de vehículos de la UE, tiene que ser actualizada antes de que los nuevos vehículos se lancen al mercado.

Wenceslao Pérez Gómez